Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Greenpeace recuerda que las centrales nucleares españolas no podrían resistir el impacto de un avión comercial

Las pruebas de resistencia del CSN contradicen el mandato del Congreso de los Diputados sobre las características de los stress test

Reportaje - diciembre 22, 2011
Ante la presentación de los resultados de las pruebas de resistencia de las centrales nucleares españolas por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Greenpeace recuerda que el informe Consecuencias en las centrales nucleares españolas tras la colisión de un avión de pasajeros (1) demuestra que no resistirían el impacto de un avión comercial.

La central de Santa María de Garoña (Burgos) es la más vulnerable de España y, junto a Almaraz 1 y 2 y Ascó 1 y 2, no soportarían ni siquiera la colisión de un avión militar ligero.

“Garoña no soportaría el impacto de un avión por pequeño que fuera. Si supera las pruebas de resistencia demostrará que estas son un fraude a nivel europeo”, ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.

Greenpeace ha pedido de manera reiterada que las pruebas de resistencia sean públicas, coherentes con el mandato de la Comisión Europea y con la petición del Congreso de los Diputados, que solicitaron que se incluyan riesgos tanto naturales como de origen humano (es decir, los efectos de accidentes aéreos y de ataques terroristas). (2)

La organización ecologista hace hincapié en cómo se está abordando la seguridad nuclear en otros países de la Unión Europea. En Francia, el Primer Ministro solicitó ayer a un grupo de ministros una revisión de la seguridad en sus centrales nucleares a consecuencia de una acción pacífica de Greenpeace el pasado 5 de diciembre (3). En Holanda, el informe final enviado a la Comisión Europea fue hecho público ayer y es extremadamente exigente en las peticiones que demanda a los operadores, por ejemplo sobre riesgos de inundaciones con frecuencias de 10.000 años.

Greenpeace demanda que las pruebas de resistencia realizadas a las centrales nucleares españolas sean coherentes con el mandato del Consejo Europeo y del Parlamento español, y que permitan conocer los riesgos reales de estas instalaciones ante cualquier tipo de incidencia, ya sea su origen natural o humano.

Notas:
(1) El informe, que ha contado con el asesoramiento de la consultora científica independiente en seguridad nuclear, Oda Becker, analiza las instalaciones, las normas de protección para las centrales nucleares, los efectos de la colisión de un avión, la protección y las consecuencias, así como las posibles contramedidas y sus limitaciones.
http://www.greenpeace.org/espana/es/reports/Consecuencias-en-la-nucleares-tras-la-colision-de-un-avion/

(2) El pasado 25 de mayo, la Comisión Europea hizo público el acuerdo alcanzado por los 27 Estados miembros de la UE para adoptar unas pruebas de resistencia armonizadas en toda la UE, las cuales, además de plantearse ante “toda clase de desastres naturales, incluyen también los efectos de accidentes provocados por el hombre tales como impactos de aeronaves así como ataques terroristas y otros actos malvados”.

(3) Carta del Primer Ministro francés http://www.greenpeace.org/france/PageFiles/266521/12.19%20Lettre%20du%20Premier%20ministre%20relative%20%C3%A0%20l%27audit%20de%20s%C3%A9curit%C3%A9%20des%20installations%20nucl%C3%A9aires.pdf

Categorías