Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Greenpeace considera el cierre de Garoña como la mejor manera de finalizar 2012 para evitar los riesgos de la energía nuclear

La futura reforma energética debe impulsar el cierre del resto de centrales nucleares y promover un sistema energético eficiente, inteligente y 100% renovable

Reportaje - diciembre 13, 2012
Greenpeace valora de manera positiva el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) antes de que finalice el año, lo que supondrá un adelanto respecto a la finalización de su permiso de explotación el próximo 6 de julio de 2013.

La organización destaca que esto demuestra, entre otras cosas, que el sistema eléctrico puede asumir el cierre de centrales nucleares de forma rápida sin ningún riesgo para la cobertura de la demanda e inapreciable influencia en el precio de la electricidad.

Greenpeace sigue con atención el proceso de cierre de la nuclear, para que se atenga a las indicaciones legislativas y normativas previstas, tras la renuncia de Nuclenor (50% Iberdrola-50% Endesa) a la prórroga concedida por el Ministerio de Industria. Desde el pasado 6 de septiembre se han producido los siguientes acontecimientos:

  • .- 6 de septiembre, Nuclenor no presentó la solicitud al Ministerio de Industria para la renovación de la licencia de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña. Lo anunció un día antes de que venciera el plazo.

  • .- 12 de septiembre, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) acordó remitir a Nuclenor una nueva Instrucción Técnica Complementaria (ITC) asociada al cese definitivo de explotación de la central nuclear.

  • .- 3 de octubre, Nuclenor desestimó la petición de ampliación del plazo para presentar la solicitud de renovación del permiso de explotación de la central de Garoña

  • .- 6 de noviembre, el CSN recibió la documentación remitida por Nuclenor, asociada a la declaración de cese definitivo de explotación de esta instalación de acuerdo a lo establecido en la ITC aprobada por el Pleno del Consejo el 12 de septiembre.

  • .- 29 de noviembre, la presidenta del CSN reiteró en el Congreso de los Diputados el cese de la nuclear en julio de 2013.

El próximo lunes 17 de diciembre, la central nuclear dejará de producir electricidad para sacar del núcleo del reactor el combustible atómico, según indican los trabajadores de la central.

“La renuncia de las eléctricas a mantener Garoña activa, incluso adelantando  voluntariamente su cierre, prueba que la energía nuclear es un fracaso económico y las instrucciones del CSN son la confirmación del cierre”, ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace. “En Bélgica tienen parada una nuclear del mismo fabricante que Garoña por gravísimos problemas de seguridad. Aquí es por motivos económicos: hacerla segura sería demasiado caro”.

La organización ecologista recuerda que la actuación de Nuclenor está contradiciendo todos los argumentos que tanto la empresa como la industria nuclear, en general, han defendido antes del anuncio del cierre. La rápida decisión de parar su producción eléctrica muestra que es posible por parte del sistema eléctrico asumir la ausencia de su producción, como Greenpeace ha afirmado y demostrado desde hace años. Finalizar la producción de Garoña antes de finales de año muestra que el interés económico de la empresa ha primado por encima del mantenimiento de los puestos de trabajo.

Greenpeace explica que a las inversiones requeridas en seguridad, tras las pruebas de resistencia que la Comisión Europea puso en marcha tras la catástrofe nuclear de Fukushima, un reactor exactamente igual que el de Garoña, se suman los impuestos reclamados por las nuevas normas sobre fiscalidad energética.

“Nuclenor no quiere mantener puestos de trabajo, no quiere invertir en seguridad y no quiere pagar impuestos. Quieren que todo lo hagamos los ciudadanos y esta es la seguridad regulatoria de la que hablan”, ha concluido Montón.

Greenpeace añade que una ventaja añadida del cierre adelantado de Garoña es que libera 446 MW de potencia de generación inflexible, lo que aumenta el margen para poder integrar en la red más energía renovable.

Categorías