Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Greenpeace denuncia que la mala gestión costera nos cuesta más de 100 millones de euros cada año

Se ha perdido ya casi el 60% de la superficie de humedales costeros, el 70% de las lagunas costeras y sólo el 20% de los sistemas dunares está en buen estado

Reportaje - julio 12, 2012
Greenpeace ha presentado en rueda de prensa simultánea en Madrid, Barcelona y Sevilla, la duodécima edición del informe Destrucción a toda costa 2012 (1) en el que a través de varios ejemplos hace un análisis económico y ambiental de la actual gestión costera, y de las consecuencias de la inminente reforma de la Ley de Costas.



La organización ecologista ha comprobado cómo la mala gestión costera (con actuaciones como regeneración de playas, dragados, espigones y reconstrucción de paseos marítimos) supone un derroche constante de dinero público de 100 millones de euros anuales en “parches”, que podría evitarse con una política de gestión integral de la costa.

Esta cantidad solo contempla los Presupuestos Generales del Estado de 2012 para la gestión de obras estatales, sin tener en cuenta que las competencias autonómicas multiplican este gasto. De aquí a 2100 significará una inyección de 8.800 millones de euros. Por otro lado, nos enfrentamos a tres procedimientos de la Unión Europea por contaminación de las aguas costeras, que pueden acabar en una multa de otros 100 millones, cantidad equivalente a la recortada este año en justicia.

Además, la política actual de costas no está teniendo en cuenta la mayor amenaza a la que nos enfrentamos: el cambio climático, una inaceptable falta de visión de futuro que supondrá para el Estado un coste de 3.415 millones de euros de aquí a 2100 debido a la intensificación de los temporales y las sequías, así como la subida del nivel del mar.

Esta nueva edición del informe Destrucción a toda costa cuenta con el testimonio de veinte personas que viven en las diez comunidades autónomas del litoral. Todas ellas muestran cómo se puede vivir gracias a una costa bien conservada  y, por otro lado, cómo afecta convivir con un litoral destruido, contaminado o perdido para siempre. Con sus retratos y sus palabras Greenpeace se acerca a los efectos que las actividades humanas tienen en el equilibrio natural que conforma nuestra costa y en sus habitantes (2).

Una de las principales conclusiones del análisis es que, por lo general, al ejecutarse obras en la costa no se contempla el impacto económico añadido de la pérdida del capital natural. Actualmente se ha perdido casi el 60% de la superficie de humedales costeros o el 70% de las lagunas costeras y sólo el 20% de los sistemas dunares está en buen estado. La mala gestión también se traduce en pérdidas: Naciones Unidas estima que en España se ha perdido, debido al urbanismo, la contaminación y las infraestructuras, un 50% de los beneficios económicos y ambientales de la costa (pesca, turismo u otras actividades) y con ellos la capacidad del desarrollo económico futuro.


Por comunidades autónomas, los casos analizados más representativos son, por ejemplo, el gasto de 852 millones de euros al que tendrá que hacer frente Galicia debido al cambio climático, o los 38,5  millones de euros que cuesta esconder los lodos contaminados de Fertiberia (Huelva). Regenerar las playas de Barcelona costó en cuatro años (2008-2011) 33 millones de euros, y en la Comunidad Valenciana 125 millones de euros en tres años (2009-2011). Un mes duró el millón de euros de playa regenerada en Blanes (Girona), que literalmente se va al mar en cada temporal de invierno. La gestión de la contaminación de las rías gallegas supone una factura de 346 millones de euros y derribar 663 viviendas ilegales en Cantabria nos cuesta en torno a 243 millones de euros.

Proyectos como los de Valdevaqueros (Cádiz), El Algarrobico (Almería), Gozón (Asturias), Es Trenc (Mallorca) o Marina de Cope (Murcia), suponen el disparatado resurgir del ladrillo. El principal perjudicado de esta política es el turismo, con un modelo con exceso de alojamientos, carga ambiental y menores ingresos. De entre 115 destinos turísticos mundiales la Costa Brava (Cataluña), las islas Baleares y las Canarias aparecen en los últimos puestos en valoración de excelencia. De esos 115, la Costa del Sol (Andalucía) ocupa el último lugar por falta de atractivo estético y su escasa calidad ambiental.

“Si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado que lo que no sea sostenible medioambientalmente, no será útil económicamente, qué mejor ejemplo puede darnos que invertir en conservar y en hacer una gestión sostenible del litoral, y con ello, de toda la economía asociada, como el turismo, la pesca o la agricultura”, ha declarado Mario Rodríguez, Director Ejecutivo de Greenpeace España. “España no podrá salir de la crisis si continúa su huída hacia delante, apostando por el ladrillo y reformando la Ley de Costas, es un suicidio económico ”, concluye Rodríguez.

Greenpeace denuncia que la ausencia de un plan de gestión integrada del litoral provoca que España deje de ganar 7.745 millones de euros cada año en beneficios ambientales de la costa, ya que por ejemplo el valor productivo de las reservas marinas del Estado se estima en 500 millones de euros al año y el de una hectárea de posidonia, 22.000 euros. El Parque Nacional de Doñana (Andalucía) reporta unos beneficios anuales por turismo de 206 millones de euros, mientras que un estudio de la Politécnica de Valencia cuantificó los servicios ambientales de l’Albufera de Valencia en 3.000 millones de euros. La isla de Mallorca, su medio costero presta un servicio de 1.400 millones al año. Y por último, el monte Jaizkibel (Pasaia, Gipuzkoa), amenazado por la construcción del puerto exterior, tiene un valor estimado en 535 millones de euros. El mayor beneficio es invertir en medio ambiente.

Una de las soluciones que propone Greenpeace para revertir las pérdidas, e incluso obtener mayores beneficios, es realizar una inversión estimada en 5.000 millones de euros en la recuperación del litoral (el 3% de lo que generamos cada año sólo en turismo costero) vinculando el turismo a la sostenibilidad. Con esta cantidad se respetaría y aumentaría el dominio público marítimo-terrestre y sus servidumbres de protección (esto implica el derribo de construcciones ilegales), se restaurarían zonas de alto valor ambiental y económico (marismas, espacios naturales protegidos de la costa, dunas, acantilados, humedales, etc.) y se comprarían terrenos costeros para su protección. Con esta inversión se socializarían los beneficios y se privatizarían los gastos, justo lo contrario de lo que pasa actualmente.

En 2020 se podrían obtener 18.600 millones de euros de beneficio turístico, añadido al actual, recuperando la integridad física del litoral, eliminando irregularidades e ilegalidades, buscando alternativas a industrias y viviendas en primera línea de mar, y recuperando las características de los ecosistemas costeros.

Greenpeace reclama en el informe una profunda reflexión en torno a cuál debe ser el modelo de futuro en nuestra costa. Sin embargo, el planteamiento del actual Gobierno en la próxima reforma de la Ley de Costas parece obedecer a un anhelo de contentar a aquellos que permitieron determinadas barbaridades en el litoral con reformas “a la carta” de la Ley de Costas. En la nueva reforma se debe desarrollar una Estrategia de Gestión Integrada de la Costa, en concordancia con las políticas internacionales. Es necesario abordar un sistema impositivo, o fiscalidad ambiental para las actividades que más destruyen el litoral o la imposición de una ecotasa para la industria turística.

“Nos tememos que el nuevo texto de la Ley de Costas significará un retroceso en la conservación del litoral”, ha declarado Pilar Marcos, responsable de la campaña de Costas de Greenpeace. “Cada vez que se anuncia la reforma de la Ley de Costas, que se amnistían ilegalidades, que se emplea dinero público para regenerar playas y, en general, para parches temporales, se está tirando, literalmente, nuestro dinero al mar“.

Notas:

(1)
- Informe completo:
- Resumen del informe:





CASOS ANALIZADOS POR GREENPEACE POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS:

Andalucía

  • Pérdida de 13 millones de euros por regeneraciones ineficaces en las playas de Los Baños del Carmen (Málaga), Garrucha (Almería) o Granada.
  • Coste de la restauración ambiental para los horizontes de subida de nivel del mar por cambio climático: 474 millones de euros para recuperar temporalmente las playas de arena fina y 62 millones para recuperar las playas de arena gruesa.
  • Regeneración de las balsas de Fertiberia (Huelva): 38,5 millones de euros. Lo que costaría descontaminación real: 2.552 millones.
  • La limpieza de la rotura de la balsa de Aznalcollar en Doñana: 150 millones. Lo que reporta el turismo en el Parque Nacional al año: 206 millones.
  • El volumen de negocio de los parques naturales al año: 70 millones.
  • Lo que costaría el saneamiento integral de la Costa del Sol: 500 millones.
  • Lo que se ha gastado en la costa de Málaga entre 2004 y 2008 en regeneraciones de playas: cinco millones de euros. En 2012 ya van invertidos 205.676 euros.
  • La desmantelación de El Algarrobico costará siete millones de euros.
  • Gestionar de forma integrada el litoral almeriense tiene una inversión inicial de un millón de euros.


Principado de Asturias

  • Presupuesto del Plan de Ordenación del Litoral Asturiano en los próximos diez años: 80 millones.
  • Coste de la restauración ambiental para los horizontes de subida de nivel del mar por cambio climático: 91 millones de euros para recuperar temporalmente las playas de arena fina y 18 millones para recuperar las playas de arena gruesa.
  • Precio de compra del suelo a los propietarios de los terrenos de Gozón: 12 €/m2, valoración del precio del suelo por la promotora tras la venta de cada parcela 250 €/m2. El proyecto de construcción cuenta con una inversión, estimada en 2005, de 100 millones de euros.
  • Presupuesto para fomentar el empleo verde en Asturias: 614.000 millones.


Cantabria

  • Coste del derribo de 663 viviendas ilegales debido a las políticas corruptas que permitieron su construcción: 243 millones de euros (sin contemplar indeminzaciones). El Plan de derribos del Gobierno cántabro que incluye indemnizaciones: cinco millones de euros.
  • Coste de la restauración ambiental para los horizontes de subida de nivel del mar por cambio climático: 48 millones de euros para recuperar temporalmente las playas de arena fina y 15,5 millones para recuperar acantilados y 26 millones para restaurar marismas.
  • La construcción de la depuradora Vuelta Ostrera (Suances) ilegal sobre la marisma de Cortiguera supuso una inversión de unos 24 millones de euros. Su derribo: 1.285.482 millones de euros.


Catalunya

  • Beneficios que aportan los ecosistemas costeros de Cataluña al año: 2.573 millones de euros.
  • Si no existiese la barrera natural del litoral, se tendría que hacer una inversión equivalente para proteger la seguridad e infraestructuras existentes en el borde costero de: 62.324 euros por hectárea y año.
  • Coste de desmantelar la urbanización ilegal con 430 chalés y equipamientos del Club Med en el Cap de Creus (Girona) y la recuperación del paraje natural: 11, 5 millones de euros.
  • Beneficio anual del turismo en las Islas Medes (Girona): seis millones de euros.
  • Gasto para regenerar la playa de s’ Abanell (Blanes, Girona): un millón de euros en 2007, en 2008: entre 600.000 y 750.000 euros. En 2009: un millón de euros más.
  • Plan de estabilización de las playas de la ciudad de Barcelona debido a la pérdida constante de arenas: 33 millones de euros.
  • Gasto en regeneraciones de playas en el Maresme (Barcelona) entre 2005 y 2010: 23 millones de euros. Además en 2010, las playas de Cabrera de Mar, Premià, Vilassar y Mongat recibieron 2,24 millones de euros más.
  • La recuperación del dominio público marítimo terrestre del Garraf (Barcelona) desde una perspectiva de gestión integrada de zonas costeras: 2,5 millones de euros.
  • Beneficio económico que ofrecen los ecosistemas del Delta del Ebro: entre 40 y 60 millones de dólares. Construcción de un muro para luchar contra el cambio climático y la inundación del delta: 16 millones de euros. El Plan Integral para la Protección del Delta del Ebro tiene un presupuesto estimado en 275 millones de euros.


Comunitat Valenciana

  • Stock de viviendas sin vender en 2010: 116.000, la cuarta parte del stock en España. Para vender este stock los promotores valencianos han pedido avales por 600 millones. que sólo avalaría unas 30.000 viviendas.
  • Entre 2006 y 2009 la Comunitat inyecto 200 millones de euros para impedir la quiebra de tres parques temáticos. Dinero necesario para no cerrar el Centro de Investigación Príncipe Felipe: cinco millones de euros.
  • Coste medio para regenerar con arena un kilómetro de playa: seis millones de euros. Entre 2009 y 2011 el Ministerio de Medio Ambiente ha invertido más de 125 millones con este propósito. En 2012, el presupuesto es de 7,5 millones de euros.
  • Coste de la restauración ambiental para los horizontes de subida de nivel del mar por cambio climático: 176 millones de euros para recuperar temporalmente las playas de arena fina y 51 millones para recuperar las playas de arena gruesa.
  • Creación de dos nuevos espigones para retener la pérdida de arenas en Benicassim: 5.000 euros/metro. Total: 5,5 millones de euros.
  • Entre Burriana (Castellón) y Sagunto (Valencia) se estiman que se necesitan unos 100 millones de euros para regenerar 25 millones de euros.
  • Valor económico ambiental del Parque Natural de l’Albufera: ente 2.784 y 3.485 millones de euros cada año. Valor económico de su biodiversidad: 533 millones. Presupuesto anual para su conservación: 1,4 millones de euros.
  • Multa del Tribunal Supremo al Ayuntamiento de Torrevieja (Alicante) por permitir la construcción de un paseo marítimo ilegal: 833.000 euros. La deuda del ayuntamiento por su política urbanística de los últimos años se estima en 40 millones de euros más.


Euskadi

  • El coste estimado para restaurar las playas y las zonas costeras degradadas se eleva a 38.730.000 euros y sólo para regenerar la flora se necesitarán 7.210.00 euros.
  • Coste de la restauración ambiental para los horizontes de subida de nivel del mar por cambio climático: 54 millones de euros para recuperar temporalmente las playas de arena fina y 18,5 millones para recuperar los acantilados.
  • 1.242.799 euros se obtendrían anualmente si cada vasco pudiera evitar con sus impuestos voluntarios tan sólo un 1% la degradación del monte Jaizkibel (Pasaia, Gipuzkoa). El valor ambiental del monte debido a los servicios que dispone cada año se estima entre 172 y 535 millones de euros.
  • El nuevo dragado para la obra de ampliación del puerto de Bilbao tiene un presupuesto de 336.600.000 euros.



Galicia

  • Coste de la restauración ambiental para los horizontes de subida de nivel del mar por cambio climático: 556 millones de euros para recuperar temporalmente la estabilidad de las playas de arena fina, 98 millones para recuperar los acantilados y 170 millones para recuperar los humedales costeros.
  • 60 millones de euros se ha gastado la Xunta en seis años para indemnizar a mariscadores que no pueden faenar por contaminación de las rías. El plan de indemnización total se eleva a 107 millones de euros.
  • El presupuesto para alcanzar un buen estado ecológico de las rías para sanear y descontaminarlas se eleva a 346 millones de euros hasta 2015.
  • Está pendiente una solución de saneamiento de las aguas residuales de la ría de Vigo, tras sentencia de 2005, que podría acarrear una multa europea de 20 millones de euros.
  • Dragar los fangos contaminados de la ría de O Burgo tendría un presupuesto de 13,3 millones de euros.
  • En 2003 se destinaron 55,8 millones de euros para depurar las aguas de Ferrol. Aunque sólo el saneamiento de las aguas residuales de la ría de Ferrol supone una inversión superior a los 200 millones de euros. A este coste habría que sumar el coste por la pérdida de puestos de trabajo de pescadores. En 2007, las cofradías de la ría recibieron más de 36 millones de euros para labores de limpieza.
  • 270.000 euros se gastó la Xunta para intentar reabrir los canales de desagüe natural de la laguna costera de A Frouxeira hacia el mar que no han servido de nada porque finalmente el mar abrió un canal natural.
  • Los beneficios diarios de las visitas en barco a las Cíes (Parque Nacional de las Islas Atlánticas) ascienden a 33.000 euros.


Illes Balears

  • Con los servicios ecológicos que presta la costa de Mallorca se pueden obtener 1.431 millones de euros al año de beneficio.
  • Las dunas y playas, como las de Sa Rápita (Campos), en Mallorca ofrecen beneficios económicos por hectárea y año por un valor de 83.317 euros. En este espacio se pretende construir un macrohotel de 1.200 plazas con una inversión de 120 millones de euros.
  • Con la puesta en marcha de una ecotasa que financie la mejor ambiental de los destinos turísticos del archipiélago se podrían recaudar unos 42 millones de euros al año.
  • La posidonia, planta submarina puede producir anualmente pesca, materia orgánica, protección de la costa y otros servicios ambientales por valor de 14.500 euros por hectárea y año. En tan sólo 24 horas un fondeo de un yate de lujo en 2011 acabó con una hectárea de pradera de posidonia.



Islas Canarias

  • Coste de la restauración ambiental para los horizontes de subida de nivel del mar por cambio climático: 242 millones de euros para recuperar temporalmente la estabilidad de las playas de arena fina y 208 millones para recuperar las playas de gravas.
  • En Telde (Gran Canaria), debido a la contaminación de aguas del municipio, que ha llevado en 2011 a cierres de playas por contaminación de fecales, se ha gastado en depuración de aguas en 2011, seis millones de euros a los que se suman en 2012 2,8 millones más.
  • Debido a la mala planificación urbanística en Santa Cruz de Tenerife hay constantes problemas de inundación costera. En San Andrés para amortiguar los temporales reclaman seis millones de euros para construir espigones que se suman a los 500.000 euros invertidos en 2011. En Las Gaviotas para retener la continua caída de piedras de la ladera, se requieren entorno a los 1,5 millones de euros. Laredacciónn del proyecto para minimizar los riesgos de desprendimientos es de 400.000 euros.
  • 3,5 millones de euros al año es lo que reporta el turismo de buceo en El Hierro.


Region de Murcia

  • Coste de la restauración ambiental para los horizontes de subida de nivel del mar por cambio climático: 90 millones de euros para recuperar temporalmente la estabilidad de las playas de arena fina, 12 millones para recuperar los acantilados y 10 millones para recuperar humedales.
  • En apenas 12 años se ha destruído el 40 % de la huerta productiva murciana.
  • Por la destrucción de la bahía de Portmán se han perdido 319 millones de euros de valor económico asociado a la destrucción de la pradera de posidonia. El plan de regeneración ambiental de la bahía supone más de 79 millones de euros para retirar tan sólo el 7,4 % de los sedimentos tóxicos que se han vertido.
  • El control de las plagas de medusas en el mar Menor consecuencia directa de la actividad humana, en 2012 tienen un presupuesto de 400.000 euros, en 2011 se gastaron 532.000 euros.
  • Para concertar un Programa de Acción en el mar Menor que solucionase los problemas ambientales de esta laguna costera se invirtieron entre 2007 y 2009, 1.627.705 euros del que nada se sabe.

 

Categorías
Etiquetas