Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Greenpeace celebra que Garoña no renueve su permiso de explotación

La decisión de las eléctricas de no solicitar la ampliación demuestra el fracaso económico de la energía nuclear a pesar de los apoyos del Gobierno

Reportaje - septiembre 6, 2012
Greenpeace celebra que la central nuclear de Santa Maria de Garoña no renueve su licencia de explotación, y destaca que son Iberdrola y Endesa (propietarias de Nuclenor, la empresa que gestiona la instalación atómica) quienes renuncian a solicitar su ampliación a pesar de todas las ventajas ofrecidas por el Ministerio de Industria. Así las cosas, el 6 de julio del próximo año, vencerá el permiso de explotación de Garoña.

jueves, 20 de noviembre de 2008

© Greenpeace / Pedro Armestre

La organización ecologista reclama al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) el cierre inmediato de la planta mientras concluyen las investigaciones anunciadas tras el hallazgo de grietas en la vasija del reactor de la nuclear belga Doel-3 que fue fabricada por la misma compañía que Garoña, y que las autoridades belgas mantienen cerrada por este motivo.

“La renuncia de las eléctricas demuestra al Gobierno que la energía nuclear es un fracaso económico, y además de ser una energía sucia e insegura”, ha declarado Raquel Montón responsable de la campaña nuclear de Greenpeace. “La reforma energética debe transformar el actual sistema energético en un modelo 100 % renovable y seguro”

Tras la catástrofe nuclear de Fukushima, un reactor exactamente igual que el de Garoña, la Comisión europea anunció la realización de unas pruebas de resistencia para todas las centrales en Europa. Estas pruebas, que se presentaran al consejo europeo el próximo 19 de octubre, no detectaron los fallos revelados en las centrales nucleares belgas Doel-3 y Tihange 2 cuyas vasijas del reactor fueron fabricadas por la misma compañía que fabricó el de Garoña. A pesar de todo ello, no ha sido la seguridad, si no el argumento económico  el que finalmente ha determinado la decisión de Nuclenor, propiedad de Endesa e Iberdrola, de no solicitar la prorroga.

Respecto a las consideraciones económicas a pesar de que esta instalación ya está amortizada y recibe beneficios extraordinarios (llamados “windfall profits”), gracias al actual sistema de formación de precios en el mercado eléctrico que retribuye a los generadores nucleares el mismo que al resto, esto no ha sido suficiente desde el punto de vista económico para que la compañía solicite su ampliación.

Marcha por el cierre de Garoña

Greenpeace participará en la marcha convocada por “La Coordinadora contra Garoña”, que tendrá lugar el próximo domingo 9 de septiembre a las 12.00, desde Barcina del Barco (Burgos), hasta la nuclear de Endesa e Iberdrola para su cierre inmediato y definitivo, y anima a todos los ciudadanos y ciudadanas a que se sumen a la misma.

Categorías