Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Greenpeace denuncia la descoordinación de las administraciones en el cierre de la nuclear de Garoña

Reportaje - abril 26, 2013
Han pasado 27 años desde que el accidente de Chernóbil destruyó la vida de millones de personas al oeste de Rusia, Bielorrusia y Ucrania, y han pasado dos desde que la tragedia se repitiera en Fukushima (Japón).



Greenpeace recuerda que durante todo este tiempo las personas continúan pagando y sufriendo los errores de la industria nuclear. Por ello la organización ecologista exige que la industria nuclear asuma su responsabilidad.

La organización considera que el Gobierno de España todavía no ha aprendido esta lección sobre la inseguridad nuclear, ni sobre la insostenibilidad económica de las viejas instalaciones atómicas, como el caso de Garoña. Greenpeace denuncia que se está produciendo una gran descoordinación ante el cierre de Garoña y organice el desmantelamiento y que mantenga el máximo control sobre su seguridad.

Descoordinación entre la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), el Ministerio de Industria y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) está revisando una nueva autorización de vertido para Garoña, lo que demuestra que o no ha tenido en cuenta o no ha sido informada del proceso de cierre de la instalación. En esta revisión la CHE reclama la instalación de torres de refrigeración o que se reduzca la producción de energía, tal y como Greenpeace reclama desde hace años. Hace diez días Greenpeace presentó sus alegaciones sobre esta revisión de la CHE y las afecciones al río Ebro.

Descoordinación entre el Ministerio de Industria, la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) y el Ministerio de Medio Ambiente. El Ministerio está realizando consultas públicas sobre la Evaluación de Impacto Ambiental del proyecto de Almacén Temporal Individualizado de Garoña (ATI). Greenpeace denuncia que esto supone que el proyecto del ATC en Villar de Cañas (Cuenca) debería ser revisado y modificado. Greenpeace presentará en los próximos días alegaciones a este proyecto, que no ha sido considerado tampoco en la revisión de la autorización de vertido de la CHE.

"El Gobierno de España no puede olvidar su responsabilidad con el cierre de Garoña ni permitir la descoordinación actual", ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.

Categorías