Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Iberdrola y Endesa quieren imputar a Greenpeace por poner en evidencia su falta de seguridad en la central nuclear de Garoña

La organización ecologista confirma que Garoña impediría la sostenibilidad económica del sistema eléctrico

Reportaje - abril 10, 2013
La empresa propietaria de la nuclear de Garoña, Nuclenor, cuyos titulares son Iberdrola y Endesa, ha presentado un recurso ante el Juzgado de Instrucción de Villarcayo (Burgos) solicitando la imputación de los testigos en el caso de la acción realizada por Greenpeace el pasado 5 de junio de 2012 en la central nuclear de Santa María de Garoña, sin determinar el delito por el que pide la imputación ni la responsabilidad civil que igualmente reclama.

lunes, 18 de octubre de 2004

© Greenpeace / Pedro Armestre

El pasado 5 de junio de 2012, activistas de Greenpeace, en una acción de protesta pacífica, sobrevolaron la central nuclear mostrando que la seguridad que las pruebas de resistencia deben garantizar no se cumple y pidiendo el cierre de Garoña porque no existía ningún motivo ni económico ni energético que justificara ampliar el permiso de explotación.

Greenpeace ha presentado un recurso contra esta petición debido a que se solicita que los miembros de la organización que fueron testigos de esta acción sean imputados, y para ello no se determina por parte de Nuclenor el delito de que se les acusa, creando una situacion de indefensión.

"Un año después Nuclenor no ha cumplido los requisitos de las pruebas de resistencia, ha renunciado a la explotación por motivos económicos, no hay deficiencia energética sino todo lo contrario y, sin embargo, quiere culpar a Greenpeace por demostrarlo", ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace.

La organización ecologista, además de la acción de protesta pacífica llevada a cabo, había presentado un recurso ante la Audiencia Nacional contra la orden ministerial de revocación de la orden de cierre de la central, que todavía está sin resolver. Este recurso está secundado por más de 10.000 personas que se sumaron a las alegaciones de Greenpeace contra la ampliación de la vida útil de esta central nuclear.

Greenpeace recuerda que la aportación de la central nuclear de Garoña al sistema eléctrico no sólo no es necesaria, sino que es un obstáculo para la sostenibilidad económica del sistema eléctrico. Durante la pasada Semana Santa, Red Eléctrica de España (REE) mandó reducir la potencia nuclear aproximadamente un 15%, algo que siendo posible en los últimos 15 años no se había producido. REE también mandó desconectar una cantidad sin precedentes de molinos de viento, más de 600 GWh de energía eléctrica renovable se perdieron, el equivalente al consumo anual de más de 200.000 hogares. El precio del mercado eléctrico estuvo a cero durante muchas tramos horarios en este periodo.

"La única diferencia con Garoña produciendo electricidad habría sido perder más Kilovatios-hora renovables", ha explicado Montón. "Garoña sobra: le sobra a las eléctricas, le sobra al resto de productores de energía, le sobra a los consumidores, y solo este Gobierno no quiere darse cuenta".

Categorías