Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Balance ambiental de Greenpeace 2013

La sociedad ha demostrado en 2013 que el medio ambiente es importante a pesar de las políticas gubernamentales

Reportaje - diciembre 26, 2013
Entre las mejores noticias ambientales destacan la aprobación de la Política Pesquera Común para acabar con la sobrepesca en 2015, la entrada en vigor de normativa para evitar la entrada de madera ilegal en la UE, la creación de un movimiento mundial de más de cuatro millones de personas para salvar el Ártico y la denuncia de los graves recortes sociales y ambientales a través de la Ley de Costas y la Ley Antiprotesta.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Greenpeace ha realizado un balance ambiental de final de año queriendo destacar las mejores noticias para el medio ambiente de 2013. A pesar de la actitud netamente negativa del actual Gobierno frente a las políticas ambientales, varias campañas de la organización ecologista han obtenido buenos resultados.

Uno de las principales ha sido la aprobación, con un año de retraso, de la nueva Política Pesquera Común. El texto acordado establece la obligación de poner fin a la sobrepesca en 2015 para casi todas las poblaciones de peces. La nueva normativa, que se comenzará a aplicar en enero de 2014, incorpora elementos como la transparencia en el registro de la flota pesquera o el establecimiento de criterios ambientales y sociales en las cuotas pesqueras. Medidas, todas ellas, que beneficiarán a la pesca sostenible.

La campaña del Ártico ha conseguido un movimiento mundial de más de cuatro millones de personas. Gracias a la presión social, la todopoderosa Shell anunciaba en primavera que abandonaba sus planes de prospección durante 2013. Junto a Shell, Exxon ha abandonado sus planes de prospección en el ártico groenlandés. En España, más de 100.000 personas se han unido al movimiento, entendiendo la importancia reguladora del clima del polo norte. Sin duda, la presencia de Alejandro Sanz en el Ártico ha servido para divulgar la necesidad de su protección. El movimiento social creado por Greenpeace en aras de la creación de un santuario se ha convertido en una permanente molestia para las petroleras. Gazprom ha intentado silenciarlo pidiendo penas de cárcel a 28 activistas de Greenpeace y dos periodistas independientes por la acción llevada a cabo en la primera plataforma petrolífera que va a sacar petróleo del Ártico. Tras dos meses de cárcel y otro de espera en San Petersburgo, los 30 han sido amnistiados, se les han retirado los cargos y se les ha concedido el visado para que puedan abandonar Rusia en breve.

En el año en el que Greenpeace ha señalado públicamente a la compañía eléctrica Iberdrola como principal enemigo de las renovables, se ha conseguido que la central nuclear de Garoña, propiedad de Iberdrola y Endesa, continúe cerrada a pesar de las maniobras del Gobierno para forzar su reapertura. Asimismo, se ha logrado retirar de la propuesta europea del Comisario de Competencia, Joaquín Almunia, que incluía la posibilidad de subvencionar con fondos europeos las instalaciones nucleares. Además, Cantabria, La Rioja, Navarra, Catalunya, Aragón y Andalucía han legislado o se han manifestado en contra del fracking mostrando el rechazo de la sociedad a esta contaminante técnica. Mientras el ministro Cañete ha manifestado la necesidad de luchar contra el cambio climático, su colega de Energía, el ministro Soria, ha llevado a cabo la política contraria, destruyendo todos los avances en energías renovables.

Después de casi 20 años de inacción desde que se denunciaron por primera vez los problemas que algunos insecticidas causan a las abejas, por fin en 2013 se dio un primer paso con la prohibición parcial y temporal en la Unión Europea (UE) de cuatro insecticidas peligrosos para estos insectos polinizadores. En España se han aprobado dos proposiciones no de Ley con el objetivo de proteger a las abejas melíferas. Por otro lado, Greenpeace ha recibido con satisfacción el anuncio de Monsanto de retirar sus solicitudes de autorización de nuevos transgénicos en la UE y la anulación por el Tribunal de Justicia de la UE de la autorización de la patata transgénica de BASF. Además, en 2013 se confirmó que España, tras 15 años de cultivo de maíz transgénico, no siembra una superficie de transgénicos tan grande como la anunciada por el Ministerio de Agricultura.

También ha habido muy buenas noticias para los bosques de Indonesia, donde el trabajo de Greenpeace ha conseguido que el mayor fabricante de papel, Asia Pulp and Paper, anuncie una política de suministros que excluye la destrucción de las selvas y bosques de turberas en Indonesia. Además, la multinacional Wilmar, se ha comprometido a excluir a los productores de aceite de palma vinculados con la deforestación. En la Unión Europea, en marzo entraba en vigor la legislación sobre el comercio de madera que debe evitar la entrada de madera procedente de la tala ilegal.

Mientras que en 2012 las principales empresas españolas de moda, Inditex y Mango, se comprometían con Greenpeace a descontaminar toda su cadena de producción y todos sus productos antes de 2020, en 2013 estas empresas han dado pasos muy importantes para cumplir su compromiso avanzando en transparencia y estableciendo procesos de eliminación y fechas límite en el uso de las sustancias peligrosas prioritarias.

La denuncia que realizó Greenpeace en lo más alto del techo del Congreso de Diputados es una de las acciones que pasarán a la historia de la organización. La reforma de Ley de Costas fue aprobada en mayo con el voto del Partido Popular y el rechazo de todos los partidos en la oposición. En la fase de proyecto de Ley Greenpeace consiguió mejoras al texto como la regulación del periodo de inundaciones o que se nombrase el cambio climático en la nueva Ley. En un contexto de crisis económica con reformas de muchas leyes que atentan al bienestar social, sin duda, el principal logro de la campaña de Greenpeace es que la reforma de Ley de Costas, a pesar de las prisas del Gobierno para aprobarla, ha ejemplarizado los graves recortes que también se están produciendo en medio ambiente.