Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Greenpeace exige a empresas y gobiernos un compromiso para acabar con la contaminación del agua en el mundo

Greenpeace quiere recordar a quienes viven “en la sombra de la contaminación” con un documental sobre los impactos de los tóxicos en el agua

Reportaje - marzo 22, 2013
Con motivo del Día Mundial del Agua, Greenpeace pide a los gobiernos y empresas de todo el mundo un compromiso para acabar con la contaminación del agua, una de las principales fuentes de enfermedades y deterioro del medio ambiente del planeta.

La organización ecologista hace especial hincapié en aquellas empresas occidentales del sector textil cuya producción tiene lugar en países donde la legislación es menos exigente, para que sigan los estándares medioambientales más exigentes.

En el marco de la campaña Detox, Greenpeace ha presentado el vídeo Ciudades Textiles en la sombra de la contaminación que no solo muestra la realidad química en la que viven las comunidades locales que comparten sus cursos de agua con fábricas textiles y los impactos para su salud y su subsistencia, sino que destaca la labor de quienes, sin descanso, dedican su vida a acabar con este grave problema de contaminación en sus comunidades y se enfrentan prácticamente en solitario a grandes empresas y gobiernos.

"En un día como hoy, nos acordamos especialmente de quienes están sufriendo por la contaminación industrial del agua y celebramos la valentía, la pasión y la persistencia de las personas que trabajan incansablemente alrededor del mundo para alcanzar un futuro libre de tóxicos", ha declarado Tianjie Ma, director de la Campaña de Tóxicos de Greenpeace Asia oriental.

El mes pasado, el propio Gobierno chino reconoció por primera vez la existencia de "aldeas del cáncer" vinculadas a la contaminación por sustancias químicas peligrosas y manifestaron su voluntad de luchar contra la contaminación tóxica del agua de una manera abierta y transparente.

Desde su lanzamiento en julio de 2011, la campaña Detox junto al gran respaldo público que ha recibido, ha logrado convencer a diecisiete marcas internacionales como Zara, Mango, Levi's y Benetton para que se comprometan a eliminar todas las sustancias químicas peligrosas de sus cadenas de suministro y de sus productos. En todo el mundo una oleada de amantes de la moda, diseñadores y activistas se han unido en los últimos meses para exigir que la ropa que vestimos tenga una historia de la que podamos estar orgullosos.

Greenpeace quiere hacer especial hincapié en la industria textil, porque también tiene un papel crucial que desempeñar en la creación de un futuro libre de tóxicos al ser uno de los principales contribuyentes a la contaminación tóxica.

"Seguiremos mostrando el trabajo de grandes firmas de moda y nos aseguraremos de que cumplen con sus promesas públicas hasta el que Día Mundial del Agua se convierta en un día de celebración más que de lamentaciones”, ha añadido Ma.

La campaña Detox de Greenpeace exige a las marcas de moda que se comprometan al “vertido cero” de todas las sustancias químicas peligrosas para 2020 y que exijan a sus proveedores que revelen los datos de todos los vertidos de sustancias químicas tóxicas desde sus instalaciones a las comunidades con las que comparten sus cursos de agua.

Documental de 15 minutos con subtítulos en castellano

Categorías