Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

La Comisión Europea puede autorizar el cultivo de un peligroso maíz transgénico

Agricultores, consumidores y ecologistas alertan de los riesgos y demandan a Europa políticas sostenibles para el medio ambiente, la agricultura y la alimentación

Reportaje - noviembre 5, 2013
La Comisión Europea se reúne mañana, miércoles, en Bruselas para tratar la posible autorización del cultivo de un maíz transgénico propiedad de la multinacional estadounidense Pioneer Hi-Bred. El maíz es resistente a un herbicida muy tóxico y las evaluaciones de riesgo realizadas incumplen la legislación.

Amigos de la Tierra, Confederación de Consumidores y Usuarios, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, Eceologistas en Acción, Greenpeace y la Red de Semillas han dirigido una carta al Vicepresidente Joaquín Almunia solicitándole que se posicione en contra de la autorización.

El maíz transgénico conocido como maíz 1507 presenta dos modificaciones genéticas, por una parte segrega una toxina para combatir la plaga del taladro del maíz y además es tolerante al herbicida glufosinato. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) solo ha evaluado el riesgo del insecticida, pero no ha estudiado los impactos de la tolerancia al herbicida glufosinato, una sustancia clasificada como de toxicidad aguda en la Unión Europea.

La aprobación y el cultivo de este maíz tolerante al glufosinato implicaría un aumento de la aplicación de este herbicida, “aspecto que no se ha incluido en la evaluación de riesgo pese a ser una de las consecuencias inmediatas más peligrosas”, afirmó Blanca Ruibal responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra. “La propia EFSA ha reconocido que este maíz puede perjudicar a mariposas y polillas. Pero no ha investigado otros impactos ambientales graves como los efectos en las abejas. Sería una temeridad por parte de la Comisión autorizar el cultivo, ya que no hay información contrastada para tomar una decisión”, concluyó Ruibal.



La empresa había demandado a la Comisión por el retraso en la autorización, el Tribunal General de la Unión Europea falló en septiembre a favor de Pioneer, por ello la Comisión debe tomar una decisión ya sea favorable o no a la autorización del cultivo.

Esta Comisión empezó su mandato con la polémica autorización de la patata transgénica de la empresa alemana BASF. Un cultivo que resultó ser un fracaso comercial hasta el punto de retirar la variedad del mercado. “La Comisión tiene ahora la oportunidad de aprender de sus errores. La agricultura europea no necesita transgénicos, ni son más productivos ni representan una solución a los problemas agrarios. Los campesinos y campesinas de Europa necesitamos que las autoridades europeas apuesten firmemente por una agricultura diversificada, respetuosa con el medio ambiente y de calidad”, señaló Andoni García representante de la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas.

España es el único país de la Unión Europea que cultiva transgénicos a gran escala, pese a la creciente oposición de la ciudadanía. Mientras, muchos países europeos han prohibido su cultivo, incluyendo las grandes potencias agrícolas como Francia o Alemania. “Los consumidores no quieren transgénicos en la alimentación. Ahora que las multinacionales biotecnológicas han comprendido esto y se están retirando del mercado europeo una autorización de un nuevo transgénico no tendría sentido desde ningún punto de vista”, declaró Ana Etchenique de la Confederación de Consumidores y Usuarios.

 


 ACTUALIZACIÓN            ACTUALIZACIÓN            ACTUALIZACIÓN

 6 de noviembre de 2013

REACCIÓN DE GREENPEACE Y AMIGOS DE LA TIERRA

Decisión de la Comisión Europea sobre el maíz transgénico

La Comisión ha vuelto a ceder a la presión de la industria de los transgénicos.
 
“La Comisión ha vuelto a ceder a la presión de la industria de los transgénicos. En vez de proteger a las personas consumidoras y el medio ambiente, impidiendo directamente que en Europa se cultive este maíz tóxico, ha decidido pasar la patata caliente de esta decisión a los estados miembros. En este sentido, rechazamos totalmente la propuesta de la Comisión Europea con la que aparentemente pretende otorgar más poder a los estados miembros para restringir el cultivo de transgénicos en su territorio. La propuesta no es más que un señuelo para romper la unidad de Europa contra los transgénicos, ya que mientras la mayoría de los países los prohibirían, España se vería inundada de nuevos cultivos modificados genéticamente. No hay que olvidar que nuestra situación, con miles de hectáreas de maíz transgénico, es una anomalía en la Unión Europea, donde la ciudadanía y gran parte de los gobiernos rechazan claramente la presencia de estos cultivos en el campo y en la alimentación. Ha declarado, "Blanca Ruibal. Amigos de la Tierra".

"La Comisión actúa de forma irresponsable al recomendar la aprobación de un cultivo transgénico que se sabe que daña a mariposas y polillas y que además, fomenta el uso desenfrenado de un herbicida tan tóxico que se está eliminando progresivamente en la UE y que deberá estar prohibido para usos agrícolas en 2017. Dados los riesgos ambientales y de salud, la ausencia de beneficios de los cultivos transgénicos y un rechazo público generalizado en la UE a los transgénicos, nos planteamos una pregunta: ¿En nombre de quién actúa la Comisión?”. Ha declarado, Luis Ferreirim. Greenpeace.

Categorías