Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Rusia no ha retirado los cargos de piratería a los 30 detenidos en el Ártico

Se han añadido los cargos de vandalismo, por lo que ahora están acusados de dos delitos, con una pena máxima de entre 15 y 7 años

Reportaje - noviembre 1, 2013
Las Autoridades Judiciales Rusas están bajo el punto de mira después de que haya sido revelado hoy que no han retirado los cargos de piratería contra los 30 detenidos en el Ártico, a pesar del compromiso de hacerlo.



El Comité de Investigación ruso anunció la semana pasada que los cargos de piratería - que conllevan una pena de hasta 15 años de cárcel- serían reemplazados por vandalismo. Pero cuando los 30 detenidos han sido llevados de nuevo al Comité a lo largo de esta semana, los cargos de piratería no han sido retirados. En su lugar, a cada uno de los activistas se les han añadido los cargos de vandalismo. Ahora están acusados de dos delitos, que conllevan una pena máxima de entre 15 y 7 años.

 "Como están ahora mismo las cosas, las autoridades rusas proponen prisión de unos 20 años a 30 hombres y mujeres porque dos activistas pacíficos intentaron colgar una pequeña pancarta en un costado de una plataforma petrolífera de quinientas mil toneladas. Este caso que ha conmocionado a muchos de nosotros alrededor del mundo, ahora se muestra como una farsa. Los activistas estaban dispuestos a arriesgar su libertad para denunciar la peligrosa extracción de petróleo en el Ártico, pero la reacción de las autoridades es tremendamente desproporcionada", ha declarado Kumi Naidoo, Director Ejecutivo de Greenpeace Internacional. "El mazo de la justicia ahora mismo representa a quienes están detrás de la encarcelación de los activistas que a los prisioneros. Ni son piratas ni son vándalos, son simplemente personas con una conciencia extraordinaria que se preocupan por nuestro futuro y deben ser liberados de inmediato", concluye Naidoo.



Si se retirasen los cargos de piratería, los detenidos, por ley,  tendrían que ser inmediatamente liberados.
Esto es debido a que el Derecho Internacional prohíbe a cualquier país apoderarse de los buques de otros países en aguas internacionales, excepto en casos extremos, como la piratería. Permitir a los países que aborden buques debido a cargos menores supondría una amenaza para las relaciones y el comercio internacional.

El próximo miércoles, el Tribunal Internacional del Derecho del Mar (ITLOS, en sus siglas en inglés), escuchará la causa interpuesta por Holanda que demanda la liberación de los 30 detenidos y el regreso del barco de Greenpeace Arctic Sunrise. Holanda sostiene que el abordaje y la subsecuente detención es ilegal. Greenpeace Internacional ha presentado un memorial de Amicus Curiae apoyando la solicitud holandesa (1).Tanto el presidente Putin como el Comité de Investigación han admitido públicamente que este no es un caso de piratería, lo que hace cuestionar si mantener los cargos de piratería es solo un estrategia para evitar la inevitable liberación de los presos.

Las autoridades indicaron claramente a los medios de comunicación internacionales que la absurda acusación de piratería sería retirada, pero no han cumplido su palabra.

Los 28 activistas de Greenpeace Internacional, un fotógrafo y cámara freelance, fueron acusados ??de piratería por el Comité de Investigación tras una protesta pacífica contra la extracción de petróleo del Ártico en una plataforma petrolera Gazprom en el mar de Pechora. El Tribunal de Distrito de Leninsky de Murmansk ordenó que los 30 del Arctic podrían ser detenidos hasta, por lo menos, el 24 de noviembre, mientras las autoridades del país realizan la investigación de los cargos. Los abogados de los treinta presentaron apelaciones contra esta detención, pero sus apelaciones fueron rechazadas.

Desde que el Arctic Sunrise fue incautado hace siete semanas, han recibido un gran apoyo en todo el mundo. Grandes lideres mundiales como Dilma Roussef, la primer ministro alemana Angela Merkel y el comisario europeo Janez Potocnik han expresado su preocupación por el futuro de los 30 del Arctic. Al mismo tiempo 11 ganadores del premio Nobel de la Paz , incluyendo el Arzobispo Desmond Tutu, escribieron una carta al presidente Putin, urgiéndolo a hacer todo lo que estuviera a su alcance para asegurar que se desestimaran los cargos.

Hasta la fecha, más de 1.850.000 personas han enviado cartas y correos electrónicos pidiendo la liberación del Ártico 30, y  se han colgado pancartas desde el Monte Everest a la Torre Eiffel. El 18 de octubre cerca de 10.000 personas salieron a las calles en más de 100 eventos en 36 países para conmemorar el 30 º día de esta injusticia.

Nota:

 Aquí puedes firmar por la libertad de los 30 defensores del Ártico:


(1) http://www.greenpeace.org/international/Global/international/briefings/climate/2013/ITLOS-amicus-curiae-brief-30102013.pdf

Categorías