Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

El hielo del Ártico registra su extensión mínima del año mientras los activistas de Greenpeace siguen retenidos por las autoridades rusas

Ayer por la tarde el barco de la organización ecologista Arctic Sunrise fue abordado ilegalmente por la Guardia Costera rusa

Reportaje - septiembre 20, 2013
Un equipo de científicos estadounidenses acaba de anunciar que todos los datos disponibles apuntan a que la extensión del hielo que cubre las aguas del Ártico ha alcanzado su mínimo anual (el sexto menor registro desde que se comenzaron a hacer estas mediciones mediciones en 1979)

viernes, 19 de julio de 2013

GROENLANDIA-GREENPEACE-ARTICO © www.pedroarmestre.com

Esta noticia ha llegado mientras la tripulación del barco de Greenpeace Arctic Sunrise sigue retenida por las autoridades rusas, después de ayer por la tarde una unidad de agentes armados de la guardia costera rusa abordara ilegalmente el navío ecologista, que  se encontraba en aguas internacionales para denunciar las prospecciones petrolíferas en esta zona.

Como reacción a la noticia, el director de Greenpeace Internacional Kumi Naidoo ha declarado que: "La tendencia es clara. El Ártico se está derritiendo ante nuestros ojos, y el anuncio de este año es totalmente coherente con lo que la ciencia nos ha contado durante las últimas décadas. Es por eso por lo que nuestros activistas han ido hasta un lugar tan remoto para denunciar los riesgos para la zona y para el clima que suponen las prospecciones en el Ártico".

Naidoo ha vuelto a exigir la liberación del Arctic Sunrise y de toda su tripulación. También ha señalado que: "Los combustibles fósiles están haciendo estragos en nuestro clima y hemos llegado a un punto de inflexión. En lugar extraer las últimas gotas de petróleo, debemos construir un futuro basado en energía renovable e inteligente, que aumentará nuestra capacidad de recuperación y ayudará a estabilizar el cambio climático".

Gazprom tiene previsto comenzar a extraer petróleo desde la plataforma  Prirazlomnaya durante los primeros meses de 2014, lo que supondría el primer pozo en funcionar en una de las zonas más sensibles del planeta.

Científicos del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de EE.UU. (NSIDC en sus siglas en inglés) han determinado que la superficie de hielo marino del Ártico parece haberse reducido hasta alcanzar 5,10 millones de kilómetros cuadrados. Esta extensión, a pesar de ser superior a la del año pasado (cuando se alcanzó el mínimo histórico), es la sexta menor desde 1979, lo que indica la tendencia que el mínimo de este año ha vuelto a niveles más cercanos a los pronosticados por los científicos que han dado seguimiento a largo plazo a esta reducción, durante los últimos 34 años.

Una serie de artículos recientes sugieren una "recuperación", basándose en el aumento de la extensión del hielo en comparación con el año 2012. Sin embargo, estos artículos no mencionan la tendencia a la baja a largo plazo y han sido rotundamente desmentidos por los científicos del clima. "Nuestros hijos no nos perdonarán si aceptamos argumentos absurdos, contagiados de intereses creados que pretenden retrasar cualquier acción", ha añadido Naidoo.   

A pesar de las pronósticos de la industria respecto a una nueva carrera por el petróleo del Ártico, son pocas las empresas que parecen estar dispuestos a asumir los enormes riesgos asociados con la perforación en el Ártico. Shell canceló su programa en el Ártico en 2012 después de una serie de equivocaciones, incluida una ocurrida en una plataforma en tierra y un incendio a bordo de uno de los buques de apoyo de la plataforma. Estos fallos han llevado a otras empresas, como Total y ConocoPhillips, a distanciarse de la exploración de petróleo en la región.

Sin embargo, Shell ha firmado un acuerdo empresarial con la empresa estatal rusa Gazprom, para llevar a cabo perforaciones en alta mar en el Ártico ruso, donde las normas son más laxas y los accidentes son habituales.

Casi cuatro millones de personas se han unido a Greenpeace desde junio de 2012 en su campaña para salvar el Ártico, incluidas figuras de alto perfil como Desmond Tutu, Paul McCartney, Penelope Cruz y Alejandro Sanz. Uno de los principales objetivos de la campaña, la creación de un santuario en la zona deshabitada que rodea el Polo Norte, ha recibido recientemente el espaldarazo del Gobierno de Finlandia que ha apoyado la propuesta.

Categorías