Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Greenpeace denuncia el abandono de las víctimas de Fukushima

3º Aniversario de la catástrofe nuclear en Fukushima

Reportaje - marzo 10, 2014
Las víctimas de la catástrofe recuerdan que el desastre no ha terminado y piden que el mundo no se olvide de Fukushima

Central de Fukushima tras el accidente

"Mi vida ha dado una vuelta de 180 grados. Tengo mi propia casa pero no puedo volver. Tengo tierra pero no la puedo utilizar. Soy un granjero pero no puedo serlo nunca más en Iitate", explica Kenichi Hasegawa que era granjero en la prefectura de Iiate y que lleva tres años viviendo con su mujer y su madre en un piso en la ciudad de Fukushima. "Por favor no se olviden de Fukushima. El mundo debe aprender de Chernóbil, de Three Mile Island y de Fukushima."

Este es uno de los testimonios de víctimas de la catástrofe recogidos por Greenpeace tres años después del accidente nuclear de Fukushima, que constatan el abandono de los afectados. Greenpeace pide que el dolor y el sufrimiento de las víctimas no se olvide y reclama a la industria nuclear que se responsabilice de las consecuencias de la catástrofe nuclear.

Coincidiendo con este aniversario, la organización ecologista también ha publicado el informe Huyendo de la responsabilidad en el que analiza cómo los proveedores nucleares continúan eludiendo su responsabilidad. Greenpeace documenta cómo funcionarios públicos de distintos países (Estados Unidos, India, Canadá y Japón) están ayudando a la industria atómica para que siga sin asumir responsabilidad en caso de otro accidente nuclear. En concreto, el Convenio sobre Indemnización Suplementaria por Daños Nucleares (CSC) proporcionará una protección internacional casi perfecta incluso en casos de negligencia.

"La industria nuclear lleva 60 años ignorando una simple lección: si lo rompes, lo pagas", ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace. "Pero quien paga sus platos rotos son sus víctimas. Ahora es en Fukushima, mañana podría ser en cualquier lugar del mundo. Por ello debemos eliminar la energía nuclear lo antes posible".

En el documento se expone cómo los proveedores de reactores y otros componentes nucleares buscaron protección especial de responsabilidad en la década de 1950 y siguen buscandola en la actualidad. Los convenios internacionales actuales sobre responsabilidad nuclear y las leyes nacionales apoyan injustamente a la industria y son contrarias a los conceptos básicos de responsabilidad legal.

La organización ecologista hace un repaso por los principales acontecimientos desde que tuvo lugar el accidente que destruyó tres reactores de la central nuclear de Fukushima Daiichi en marzo de 2011. Greenpeace destaca las irresponsables actuaciones de TEPCO, del Gobierno japonés y de las agencias nucleares, su repercusión en la salud pública y el actual estado de los reactores.

"Greenpeace mantiene su apoyo a aquellos que perdieron a sus seres queridos en el terremoto y el tsunami, pero también su solidaridad con todos los habitantes de Fukushima cuya salud está en riesgo y pide apoyo para reconstruir su vidas", concluye Montón.

Tatsuko Okawara es una marionetista de Tamura City, en la prefectura de Fukushima. Le preocupa que la gente olvide lo que pasó en la central nuclear de Fukushima Daiichi. Que se piense que el desastre ya ha terminado. "Olvidarse de las cosas significa que hay una posibilidad de que puedan volver a pasar. Este es mi mensaje. Es la teoría de la historia. La gente que se olvida de cómo es la guerra es la que empieza la siguiente guerra. Olvidarse de cosas da mucho miedo, pero el sufrimiento sigue".



Greenpeace es una organización independiente que no acepta dinero de gobiernos ni empresas para poder denunciar a todas aquellas personas o instituciones que amenazan al planeta. Solo el apoyo desinteresado de nuestros socios y socias hace posible nuestro trabajo. Hazte socio


 

Categorías