Snorkel en crudo

ToxicTour, la irónica campaña de Greenpeace México para denunciar la contaminación tóxica de los ríos de este país llegó al Festival Internacional de Creatividad de Cannes 2013, el más prestigiado del sector al nivel global. ¡Ahí ganó un León de oro y uno de bronce!

Este es un reconocimiento al trabajo creativo que hizo Greenpeace México junto con la agencia Circus Marketing. Sin embargo, la gran diferencia con otras empresas premiadas - la mayoría de ellas transnacionales- es que Greenpeace no busca lucrar con su publicidad o sus acciones: se trata de proteger a la Pachamama y eso no se mide en dólares.

Al lanzar ToxicTours, Greenpeace -primero de manera irónica- quiso alertar a la gente en México sobre el terrible tema de la contaminación tóxica por los vertidos de la industria en diversos cuerpos de agua y cuencas hidrológicas y cómo ello afecta a la sociedad en general.

 

Durante 15 días muchas personas pensaron que realmente se había creado una agencia de viajes tóxicos que te llevaba a lugares contaminados con actividades diversas como snorkelear en petróleo, surfear en olas químicas o hacer kayak en espuma tóxica. Posteriormente, Greenpeace reveló que estaba detrás de Toxictours y que la contaminación tóxica del agua no tiene nada de divertido: cientos de sustancias tóxicas se vierten cada día en los ríos y lagos sin ningún tipo de control o regulación y más de 70 por ciento de los cuerpos de agua del país están afectados, confirmando que México es un paraíso para quienes contaminan.

Cientos de industrias, políticos, medios de comunicación y personalidades recibieron postales con olores desagradables, escritas por afectados directos de la contaminación de los ríos. Millones de personas vieron nuestros videos y millones se enteraron de la campaña en las redes o en la televisión.

Con Toxictours logramos que mucha gente volteara a ver un problema antes ignorado que afecta a México y otros países. Pero… ¿qué ha cambiado en el terreno? ¿Qué hicieron los políticos y las empresas?

Después de 3 años, la campaña Detox de Greenpeace logró que marcas internacionales del sector textil, uno de los más contaminantes en México y en el mundo, se comprometieran a dejar de usar sustancias tóxicas y tuvieran transparencia en sus cadenas de suministro. Esas marcas -como Mango, Zara o Levi’s- aún tienen mucho camino por recorrer hacia una moda sin contaminación, pero gracias al apoyo de cientos de miles de ciudadanos estamos mostrando que un mundo sin tóxicos sí es posible.

Sin embargo otros grandes de la moda como Gap, que ha estado involucrada en escándalos de contaminación en México e Indonesia, no han dado ni un solo paso creíble para dejar de contaminar los cuerpos de agua y garantizar productos sin tóxicos. Aún falta mucho por hacer.

Tú puedes ser parte de esta causa, actúa y firma el manifiesto Detox.