Este fin de semana se llevó a cabo en La Haya, el Tribunal Internacional contra Monsanto, una iniciativa ciudadana, con la que se busca reunir evidencia suficiente para que el delito de ecocidio se incluya en el derecho penal internacional y, empresas como ésta, puedan ser juzgadas por los daños causados al medio ambiente y se responsabilicen por violaciones a derechos humanos y crímenes contra la humanidad.

Monsanto ha producido y comercializado desde principios del siglo pasado, productos altamente tóxicos, tales como el 2-,4,5-T, uno de los componentes del Agente Naranja que fue utilizado por el ejército estadounidense durante la guerra de Vietnam, causando malformaciones congénitas y cáncer hasta hoy.

Gran parte del trabajo de Monsanto ha estado enfocado en el sector agrícola, desarrollando organismos genéticamente modificados y agrotóxicos como los herbicidas Lasso -ahora prohibido en Europa- y el tan sonado Roundup Ready,  hecho a base de glifosato, sustancia catalogada en 2015 por la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer de la Organización Mundial de la Salud como probable cancerígeno para el ser humano.

Continúa leyendo esta nota en SinEmbargo.Mx