Falta un día para el silbatazo de inicio de la Copa Mundial 2014. Los ánimos están encendidos, los planes confirmados, las playeras listas para usarse y el grito para festejar goles está aguardando para salir.

Pero antes, adidas nos ofrece un motivo mayor para festejar la Copa del mundo, pues hoy da un gran paso adelante para mantener los químicos peligrosos fuera del juego, desintoxicando el futbol, uno de los deportes más bonitos del mundo.

Después de haber sido evidenciado por fallar a su compromiso Detox de 2011, en el que prometió una fabricación libre de químicos peligrosos con la urgencia que el ambiente merece, justo a un día de iniciar la Copa de Futbol que patrocina, Adidas ha regresado a la cancha.

Gracias a ti y al apoyo de miles de personas y voluntarios de distintos puntos del planeta, en más de 30 ciudades, que durante las últimas 3 semanas formaron parte de la #SelecciónDetox y se activaron enviando una carta al CEO de Adidas, Herbert Hainer, se pararon frente a las tiendas o nos ayudaron haciendo una ola virtual #DetoxWave a favor de los ríos limpios, logramos crear la presión suficiente sobre la principal marca deportiva para que aceptara su complicidad en la continua contaminación del agua.

La marca se ha comprometido a eliminar el 99% de todos los productos químicos per/poli fluorados (PFC) a finales de 2017, hasta llegar a 100% en 2020. Estos productos químicos utilizados para la fabricación de zapatos, trajes de baño, ropa para actividades al aire libre y todo tipo de cosas a prueba de agua y manchas, están contaminando nuestros ríos y lagos. Lo que es peor, algunos de ellos incluso pueden tener un impacto en el sistema de reproducción humana. El acuerdo de Adidas para prohibir todo el grupo de los PFC’s envía una señal muy fuerte para otras marcas deportivas y de actividades al aire libre, que son grandes consumidores de estos químicos: ¡Una producción libre de tóxicos es necesaria y es posible!

El compromiso anunciado por Adidas también incluye transparentar su cadena de producción y respetar así el derecho a saber acerca de los productos químicos que se liberan en nuestros ríos – hará públicos los datos de 80% de su cadena de suministro a nivel mundial para mediados de 2016.

Esta es una victoria para las comunidades locales que tienen que vivir con la contaminación de aguas tóxicas cada día. También para los consumidores de Adidas y de todos aquellos que tomaron medidas para ayudar a convencer a esta gran marca de volver a la pista.

Empresas como Adidas, Nike y Puma son lo suficientemente grandes y poderosas para cambiar la industria textil con un buen ejemplo. Hace 3 años estas tres marcas fueron pioneras en aceptar su responsabilidad con el ambiente, pero las dos primeras se mostraron incapaces de mantener acciones reales a la altura de su prestigio.

La atención se centra ahora en los competidores de Adidas: Nike y Puma, pues ellos deben alcanzar los niveles de responsabilidad aceptados por el líder deportivo y unirse a las filas de las marcas que actúan verdaderamente para limpiar de tóxicos nuestro futuro.

¡Ahora sí, listos para celebrar el gol!