No más OGM

Tuvieron que pasar 120 días para que el gobierno de Enrique Peña Nieto le contestara a Greenpeace sobre un tema prioritario para la nación.

El 22 de enero enviamos una carta con carácter de urgente a los tres responsables de negar los permisos de siembras comerciales de maíz genéticamente modificados (GM) en México: el secretario de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez; el secretario de Medio Ambiente, Juan José Guerra Abud; y el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, explicándoles nuestra preocupación ante el avance de estas siembras en nuestro país. Les proporcionamos toda la información, no sólo respecto a las irregularidades en el otorgamiento de anteriores permisos, sino sobre la amenaza que representa el poner en manos de unas cuantas empresas nuestro maíz, nuestra salud y el futuro de nuestra alimentación.

Hoy después de 4 meses responden que nada ha pasado, que todo está en regla: “las liberaciones de organismos genéticamente modificados en México están sustentadas en lo dispuesto en la ley” de acuerdo  con Hugo Fragoso Sánchez, director general de la Dirección General de Inocuidad Agroalimentaria, Acuícola y Pesquera de la SAGARPA

¿Conforme a la ley? El gobierno miente.

Por eso Greenpeace le manda una respuesta oficial con la serie de irregularidades que se mantienen vigentes detrás de los permisos de maíz transgénico en territorio nacional.

En México las autoridades encargadas de darle revés a estos permisos se mantienen en el discurso de que todo está en orden. Mientras que la opinión técnica de los científicos los contravienen, no están delimitados nuestros centros de origen de maíz, no existen los mecanismos claros que eviten que nuestra semilla se contamine con transgénica, y por si fuera poco los resultados de las siembras experimentales y piloto se han entregado de manera libre sin los criterios que deben establecerse en una norma oficial mexicana con la cual aún no se cuenta.

Le exigimos al gobierno de Peña Nieto que diga NO a la siembra de maíz transgénico, a la simulación de apego a la ley, a la ilegalidad.

  1. En 2009 cuando se presentaron las primeras solicitudes de liberación al medio ambiente de maíz GM, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) consideró que era necesario que éstas se llevaran a cabo exclusivamente dentro de los terrenos de instituciones públicas de investigación específicamente del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), bajo la tutela y responsabilidad del estado mexicano. Sin embargo, las liberaciones correspondientes a estas solicitudes se llevaron en campos particulares[1].
  2. El Relator Especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimebtación, el Dr. Olivier De Schutter, visitó México en 2011 y presentó ante el Consejo de Derechos Humanos un informe respecto a su misión en México el 17 de enero de 2012. En sus conclusiones resalta: El cultivo de maíz transgénico en México constituye un grave riesgo para la diversidad de variedades nativas de maíz, habida cuenta los efectos desconocidos del maíz modificado genéticamente en el maíz no modificado en las complejas condiciones medoambientales del país.
  3. De acuerdo con las declaraciones emitidas por la ex Subsecretaria de Fomento y Normatividad Ambiental de la Semarnat, Sandra Herrera Flores: Las empresas promovenes “han presentado reportes de resultados de forma libre, sin aquellos criterios establecidos por la autoridad; lo anterior ha propiciado que la autoridad, al llevar a cabo la revisión de dichos reportes, no pueda determinar de manera clara y precisa, si la liberación reportada provocó o no efectos en el medio ambiente, la diversidad biológica, la sanidad animal, vegetal y acuícola, (…) generando un esquema de incertidumbre jurídica”[2]. El proyecto de “NOM PROY-NOM-164-SEMARNAT/SAGARPA-2012, que establece las características y contenido del reporte de resultados de la o las liberaciones realizadas de organismos genéticamente modificados, en relación con los posibles riesgos para el medio amniente y la diversidas biológica, y adicionalmente, a la sanidad animal, vegetal y acuícola” fue publicado en el Diario Oficial de la Federación apenas, el 1 de enero de 2013 apenas para su consulta pública.
  4. El 26 de Noviembre de 2012, a unos días de salir la anterior administración, se modificó de manera ilegal la fracción XVII del artículo 28 del Reglamento Interior de la Semarnat para quitar la palabra “vinculante” a los dictámenes de bioseguridad emitidos por  CONABIO, INE y CONANP. Dicha supresión elimina el carácter de obligatoriedad al análisis y evaluación de riesgos de los cultivos transgénicos por parte de los expertos de instituciones públicas de nuestro país.
  5. El “Acuerdo por el que se determinan Centros de Origen y Centros de Diversidad Genética de Maíz” publicado el pasado 02 de noviembre de 2012 está incompleto. Únicamente se reporta el estudio realizado en los estados de Baja California Sur, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa y Sonora sin el continuo análisis y determinación de las áreas geográficas del resto del país.

[1] CONABIO, Documento base sobre solicitudes de liberación comercial de maíz genéticamente modificado en México”, Octubre de 2012.

[2] No. Expediente 04/0923/291112 PROYECTO DE NORMA OFICIAL MEXICANA, QUE ESTABLECE LAS CARACTERÍSTICAS Y CONTENIDO DEL REPORTE DE RESULTADOS DE LA O LAS LIBERACIONES REALIZADAS DE ORGANISMOS GENÉTICAMENTE MODIFICADOS, EN RELACIÓN CON LOS POSIBLES RIESGOS PARA EL MEDIO AMBIENTE Y LA DIVERSIDAD BIOLÓGICA, Y ADICIONALMENTE, A LA SANIDAD ANIMAL, VEGETAL, ACUÍCUOLA.