Esta es, sin duda, es la mejor experiencia de mi vida y todo comienza en una parte fundamental para el planeta: el Ártico.

En uno de los primeros días de este viaje, cuyo propósito fue compartir experiencias con otras personas alrededor del mundo que se dieron a la tarea de reunir firmas para proteger el Ártico, tuve la oportunidad de estar en dos lugares maravillosos e imponentes: ¡el Arctic Sunrise!, uno de los barcos insignia de Greenpeace, que entre otras cosas nos ayuda a proteger el planeta desde las aguas árticas, y  el Círculo Polar Ártico, uno de los lugares más increíbles que puedan imaginar conformado por países del Consejo Ártico (Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia, Suecia y Estados Unidos).

Estar ahí fue realmente una experiencia increíble y desearía transmitirle a toda la gente, aunque sea sólo un poco de los sentimientos que se experimentan al estar de este lado del planeta. El Ártico, definitivamente, es un lugar que debemos proteger juntos. Firma y hazlo posible.

Y si acaso te preguntas por qué debemos protegerlo, te recuerdo que esta zona tan importante para el planeta corre peligro. ¿Sabías que el Ártico tiene la determinante función de regular la temperatura en la Tierra? Y, de seguir como hasta ahora, será devastado por el cambio climático y la ambición de las petroleras, quienes podrían causar estragos irreparables en la región y por ende en el planeta.

El derretimiento del hielo es una de las razones por la que la fauna del Ártico está muriendo y sus osos, aves, focas, alces, además de todos nosotros, estamos sufriendo las consecuencias. ¡Evítalo actuando! Ya que el poder de cambiar esto no es de una sola persona, el poder lo tenemos todos, al unirnos para salvar el Ártico.

Es por eso que Greenpeace  hace un llamado a todo el mundo para cuidar este lugar tan vital y hermoso, esto lo hace informándonos sobre la situación en la zona de una manera tan real, tan cercana, que logra tocar a las personas para que nos unamos por una misma causa: la protección de nuestro hogar.

Nuestra meta es alcanzar cinco millones de firmas para entonces, en septiembre, buscar que la Asamblea General de la ONU declare un santuario global en el Alto Polo Norte.

Quisiera compartirles más, contarles la experiencia de estar en el Arctic Sunrise y conocer a tanta gente comprometida con la campaña, pero esa será otra historia… 

*Daniela Lima, de 21 años, es estudiante de Ingeniería Ambiental de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, y miembro del equipo de Diálogo Directo de Greenpeace México. Viajó a un campamento de activistas ambientales del 27 de julio al 4 de agosto en las Islas Lofoten, en Noruega, en cuyas costas el gobierno de este país analiza perforar por petróleo. Daniela fue la ganadora de una competencia global para reunir firmas para la petición por Salvar al Ártico.

 

Firma para proteger al Ártico