Hoy, Greenpeace Mexico hizo pública información crítica sobre el estado real del agua de la Cuenca del Río Santiago, en Jalisco, donde se reconoce la existencia de cientos de sustancias tóxicas, en su mayoría generadas por la industria.

A partir de este estudio, podemos confirmar mucho de lo que hemos demandado desde hace muchos años y que hasta hoy era negado por las autoridades: esta contaminación pone en riesgo a cientos de poblaciones que dependen de esta cuenca.

Despues de varios rechazos y de insistir ante el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), por medio de un recurso de revisión obtuvimos el documento “Actualización del estudio de Calidad del agua del Río Santiago (desde su nacimiento en el lago de Chapala hasta la presa Santa Rosa) tercera etapa”.

Este estudio revela que las autoridades sí sabían que hay cientos de tóxicos en el río y quiénes son los contaminadores que descargan en la cuenca. Es más, sabían que la gente está en una situación de riesgo permanente y no hicieron nada para remediar esta situación.

Para no revelar el estudio a la opinión pública, el IMTA argumentó a Greenpeace que hacer pública la investigación “provocaría por sí mismo una ventaja competitiva frente a terceros, en virtud de que estarían en posición de conocer tanto sus propios agentes contaminantes, como los del resto de sus competidores y, por otro lado, ésta información les permitiría denunciar a las otras personas y al mismo tiempo corregir o modificar los contaminantes que estuvieran vertiendo los otros sujetos”.

Las autoridades que impidieron la publicación de este estudio prefieren encobijar a quienes contaminan la cuenca antes de informar sobre este desastre ambiental y los riesgos que conlleva. Además de poder contaminar “gratis” (solamente una docena de sustancias están reguladas), las industrias sucias puede hacerlo sin ser cuestionadas y cuentan con el apoyo de las autoridades para esconder sus secretos sucios.

Como afectados y ciudadanos tenemos el derecho a saber qué tóxicos están en los ríos y quiénes los descargan.

Para revertir la contaminación tóxica de los ríos de México se necesita, antes que nada, transparencia, para que los responsables ya no puedan contaminar a oscuras.

Pierre Terras (@Pterraz), Coordinador de la campaña de Tóxicos.

Consulta el análsis

 

Consulta el Boletín de Prensa

 

Actualización del estudio de Calidad del agua del Río Santiago

 

ACTÚA:

- Conviértete en ciberactivista
Únete como voluntario
Hazte socio