Vamos por 30 mil firmas para presentar nuestra Iniciativa Ciudadana de Ley General de Aguas

Por un manejo del agua desde la gente y para la gente.

La Iniciativa Ciudadana de Ley General de Aguas (ICLGA), un proyecto de ley con el que planteamos soluciones a la actual crisis de agua, garantizar el derecho humano al líquido y terminar con la descargas de contaminantes en nuestros ríos, lagos y cuencas es casi una realidad ya que nos faltan menos firmas para poder obligar a los legisladores a discutirla.

Se trata de una de las reformas estructurales que le quedan pendientes al gobierno federal y si no nos ponemos las pilas, nos podemos enfrentar de nuevo a la imposición de una nueva ley proveniente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) orientada a la privatización, al extractivismo y a más contaminación del agua. Para evitar esto, la Coordinadora Nacional Agua para Todos, Agua para la Vida, movimiento al que también pertenece Greenpeace México, presentó la última fase de la campaña de firmas, si juntamos al menos 120 mil, obligaremos a nuestros representantes a tomar en cuenta y discutir en el Congreso nuestra propuesta ciudadana de Ley . El tiempo apremia porque la Comisión Nacional del Agua y próximamente un grupo de diputados también tienen planeado presentar sus propias versiones de ley y es probable que lo hagan a finales de este mes.

La Iniciativa, cuya primera versión completa puedes consultar en www.aguaparatodos.org.mx,  tiene como eje prioritario  garantizar el acceso a agua de calidad para tod@s l; para ecosistemas y para la soberanía alimentaria; poner fin a la contaminación, a la destrucción de cuencas y acuíferos y a la vulnerabilidad prevenible a sequías, inundaciones y al cambio climático en general.

La Iniciativa Ciudadana de Ley General de Aguas busca que la gente forme parte de las decisiones que se tomen sobre este bien , para poner fin a la corrupción en el sector, e impedir el autoritarismo del agua. Establece en primer lugar que el agua es un bien de la nación, proveniente de la naturaleza, y que las decisiones sobre ella tendrán que ser tomadas por los pueblos y la ciudadanía en sus respectivas escalas de territorio

No permite mercantilizar el agua, ni privatizar o lucrar con su gestión.  Se centra en la elaboración cogestionada, o sea ciudadana-comunitaria y gubernamental, de planes de ejecución obligatoria, vigilados por una contraloría ciudadana.    

Desde Greenpeace México y en coordinación con muchísimos actores de la sociedad civil entre académicos, organizaciones y comunidades, participamos proactivamente en el desarrollo de los fundamentos de esta ley para poner fin a la contaminación del agua y la afectación a las personas  y a las comunidades.

Con ese objetivo, hoy presentamos los principios que consideramos son el camino inicial para acabar con la contaminación en los cuerpos de agua:

  • El agua destinada para uso personal o doméstico debe ser salubre y cumplir criterios de calidad, enfocados a la prevención de enfermedades, no sólo gastrointestinales sino aquellas consideradas crónico-degenerativas.
  • El agua de uso humano no debe contener microorganismos, sustancias químicas o radiactivas cuya concentración represente un peligro o riesgo para la salud de las personas a lo largo de su vida. Por otro lado, las aguas residuales derivadas de los asentamientos urbanos, actividades industriales, minera o agroindustria deberán someterse a un tratamiento cuyo objetivo será cumplir con condiciones de sanidad que no afecten el caudal ecológico y la salud de las personas.
  • Se debe promover la participación de observatorios ciudadanos y la reestructuración institucional encargadas de la vigilancia y observación de las normas ambientales y de salud y se deberá implementar la meta Cero Descargas de Aguas Residuales de manera progresiva y en casos de incertidumbre por los daños que puedan causar el uso de nuevos materiales o sustancias químicas que puedan estar en las aguas residuales cuyo efecto altere irremediablemente a los ecosistemas o genere problemas de salud crónico degenerativas se deberá aplicar el Principio Precautorio.
  • Toda la información relativa a la emisión y transferencia de contaminantes en cuerpos de agua deberá ser pública y basarse en un Principio de Transparencia con el fin de que la sociedad pueda conocer lugar, nombre, cantidad y tipo de sustancia procesada y descargada por pequeñas, medianas y grandes empresas
  • Se establece un Principio de Cero Impunidad con el que los daños ocasionados a los cuerpos de agua y sus ecosistemas ya no podrán ser solamente resarcidos mediante el pago de multas y fianzas sino que habrá responsabilidades penales para quienes resulten responsables de dichos daños.

 

Casos de contaminación química y sus efectos destructivos en las personas y ecosistema abundan, uno de los más emblemáticos es el que ocurre en el Río Santiago, en Jalisco, donde cerca de 300 industrias descargan diariamente más de mil sustancias tóxicas provocando enfermedades graves y crónicas en la población más cercana de los municipios de El Salto y Juanacatlán. Hace unas semanas, la misma ONU declaró que este caso es un ejemplo “de una catástrofe ecológica”, una situación que desde Greenpeace México creemos podemos comenzar a revertir con la Iniciativa Ciudadana de Ley General de Aguas.

¡Únete y ayúdanos a juntar las 30 mil firmas que nos faltan!

¿Por qué tendría que preocuparme por el buen manejo y el fin de la contaminación del agua en México?

Somos seres de agua, y si no tenemos agua suficiente y limpia, no hay equilibrio en los ecosistemas, salud para las personas ni vida posible.

¿Sabías que del agua existente en el planeta, solamente 2.5 por ciento es dulce?; de ésta, sólo 0.3 por ciento se localiza en cuerpos superficiales de agua como lagos, lagunas, ríos y humedales que desempeñan servicios fundamentales para los ecosistemas y para los seres humanos.

Hoy, una tercera parte de la población mundial padece escasez de agua, una sexta parte no tiene acceso a una fuente limpia de agua a menos de kilómetro de su casa. En México, la situación es muy grave: más de 70 por ciento de los cuerpos de agua presentan algún grado de contaminación lo que ocasiona graves problemas de disponibilidad y acceso. La disponibilidad anual de agua por habitante en el país ha tenido una dramática reducción al pasar de 11,500 metros cúbicos (m3) en 1955, a 4,263 m3 en 2011.

Es decir, a más contaminación permitida por un mal manejo, menos agua disponible.

Estas son las consecuencias de la contaminación del agua:

  • Para el medio ambiente: Aunque representan menos de 1 por ciento de la superficie terrestre, los ecosistemas acuáticos albergan más de 12 por ciento de las especies del planeta. A pesar de su importancia, estos ecosistemas están particularmente afectados por la actividad humana y la contaminación que genera. Desde hace 40 años, las poblaciones de especies de agua dulce se han reducido al 50 por ciento, con una tasa de pérdida de biodiversidad más alta comparada con los ecosistemas terrestres o marinos
  • Para las comunidades aledañas: La contaminación del agua causa aproximadamente 3.1 por ciento de las muertes de seres humanos en todo el mundo, principalmente en países en desarrollo. Los cuerpos superficiales contaminados afectan directamente a las comunidades que viven cerca de los ríos, lagos y otros afluentes porque provocan daños a su salud y sus fuentes de alimentos.
  • Para la sociedad: Entre más agua sea contaminada en los afluentes, más costoso será potabilizarla para llevarla a las ciudades y atender los impactos que deje en las comunidades y en el medio ambiente que fueron afectados. La escasez de agua provocada por la contaminación puede detonar conflictos, dividir comunidades y generar violencia.
Categorías