El Ártico bajo presión

El Ártico bajo presión es la expedición de Greenpeace para investigar la acidificación del océano, un trabajo científico a cargo del Instituto Alemán de Investigaciones Marinas IFM-GEOMAR. El barco y su tripulación trabajaron con los científicos alemanes para investigar la acidificación del océano, mediante el despliegue de nueve grandes "mesocosmos" en Kongsford, cerca de la estación de investigación ártica científica de Ny-Alesund, en Svalbard. Un mesocosmos sirve para investigar las repercusiones futuras de la acidificación del océano, un fenómeno causado por el dióxido de carbono (CO2) que tiene tanto potencial para dañar los ecosistemas marinos como el cambio climático. Cuando el CO2 abunda en exceso y es absorbido por el agua de mar, el agua salada se hace más ácida, porque baja el nivel de pH, esto hace más dificil que las criaturas que viven en el plancton, primer eslabón de la cadena alimenticia, puedan formar sus conchas y esqueletos.