Devuelve Greenpeace 2 toneladas de arroz contaminado a Salud | Greenpeace México

Devuelve Greenpeace 2 toneladas de arroz contaminado a Salud

Noticia - 29 marzo, 2007
Con la devolución de dos toneladas de arroz a la Secretaría de Salud, Greenpeace demostró cómo debe actuar el gobierno mexicano con el grano estadounidense contaminado con transgénicos no aprobados para consumo humano. Asimismo, Greenpeace rechazó el intento oficial de "legalizar" sin bases científicas contundentes este arroz para que sea comercializado y consumido en nuestro país.

Activistas de Greenpeace devuelven a la Secretaría de Salud dos toneladas de arroz contaminado con transgénicos no aprobados para consumo humano, en protesta porque esta dependencia permitió el ingreso de este producto a México.

Activistas de Greenpeace devuelven a la Secretaría de Salud dos toneladas de arroz contaminado con transgénicos no aprobados para consumo humano, en protesta porque esta dependencia permitió el ingreso de este producto a México.

Activistas de Greenpeace devuelven a la Secretaría de Salud dos toneladas de arroz contaminado con transgénicos no aprobados para consumo humano, en protesta porque esta dependencia permitió el ingreso de este producto a México.

En vez de evitar el ingreso de los arroces transgénicos experimentales a México, como es su responsabilidad, la Secretaría de Salud emitió el pasado fin de semana un comunicado que dice que este arroz es seguro para la salud. Hasta la fecha, no ha presentado ninguna prueba que sustente su afirmación. Peor aún, la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem) anunció que próximamente aprobará para el consumo humano una de las variedades de arroz transgénico.

“Hemos traído aquí este arroz, presumiblemente transgénico, con el mensaje de “devolución”. Eso es lo que el gobierno tendría que estar haciendo. El problema con los arroces experimentales no pasa por el punto de si son seguros o no, sino por el hecho de que no hay ninguna justificación para que estén en la cadena alimenticia de los mexicanos. El gobierno tendría que actuar como lo han hecho muchos otros países: rechazándo este arroz dado que es ilegal, no creando un escenario ficticio para aprobar su consumo”, declaró Gustavo Ampugnani, coordinador de la campaña de transgénicos de Greenpeace México.

Al hecho de que durante siete meses las autoridades mexicanas ocultaron la contaminación del arroz ahora se agrega que están mintiendo. Ni siquiera Bayer se ha atrevido a afirmar que sus arroces son seguros ni los siembra de manera comercial.

“Nadie sabe dónde se encuentran, cuáles son los riesgos a la salud, quiénes los venden en México. A esto se suma la falta de responsabilidad de las autoridades para tomar medidas precautorias", dijo Ampugnani.

La mitad del arroz estadounidense está contaminado con al menos cuatro variedades transgénicas experimentales, todas de la empresa Bayer: LL601, LL62, LL06 y LL604. En México, ninguno de estos arroces transgénicos ha sido autorizado para consumo humano ni sembrado comercialmente. Entonces, ¿por qué engañar a la población mexicana diciendo que son granos seguros? Estos arroces significan un riesgo para la salud humana, el ambiente (por ejemplo, cuando se mezclen con las variedades nativas) y para el sector arrocero mexicano.

El escándalo surgido en torno a la contaminación del arroz estadounidense ha puesto en evidencia que los transgénicos son una tecnología fuera de control. A las cuatro variedades experimentales descubiertas se suma ahora la existencia de un arroz al que se le han insertado genes humanos.


¿Qué son los transgénicos? Los transgénicos son nuevas formas de vida creadas en laboratorio con una técnica que permite alterar la estructura molecular del alimento insertando genes ajenos (de bacterias, otras plantas o incluso de animales). Por ejemplo, el maíz transgénico que México importa de Estados Unidos contiene genes de una bacteria que le hace producir una sustancia insecticida, característica que el maíz nunca tendría de manera natural. El problema es que hasta la fecha no se han estudiado los efectos a largo plazo del consumo de transgénicos. Lo que se ha documentado es el riesgo de contaminación para las especies nativas por el cultivo de transgénicos, lo cual entraña graves amenazas para la riqueza biológica del maíz mexicano y para millones de campesinos. Más información.



Participa en nuestras actividades

Hay varias formas en que puedes participar con Greenpeace, colabora con nosotros.

Apoya nuestras campañas, hazte Socio Greenpeace

Nuestras campañas existen gracias a personas como tú, que nos apoyan con un pequeño donativo mensual. Únete, hazte Socio Greenpeace.