Prolonga Fiscalía arresto de activistas japoneses

Noticia - 1 julio, 2008
Cerca de 15 mil mexicanos han enviado cartas al gobierno japonés pidiendo la liberación de Sato y Suzuki: "Todavía necesitamos de su ayuda. Por favor, envíen un mensaje al gobierno japonés y asegúrense que la demanda para investigar el escándalo de carne de ballena se escuche fuerte y claro aquí en Japón”, dijeron en un mensaje a través de sus abogados

Activistas mexicanos forman la palabra "Libertad" fuera de la embajada de Japón en México para protestar por la detención de dos activistas nipones que destaparon el escándalo de la carne de ballena en aquél país

El tribunal de Aomori, Japón, dictaminó que los dos activistas de Greenpeace que expusieron el tráfico ilegal de carne de ballena, patrocinado por el programa de caza de ballenas del Océano Antártico del gobierno japonés, deben permanecer el tiempo máximo de detención sin cargo alguno bajo la ley nipona: 23 días.  
 
"Con esta nueva orden de custodia, Sato y Suzuki cumplirán 23 días de detención sin cargos, a pesar de haber dado a la policía toda la información necesaria. Esto es mucho más tiempo que el dedicado por el fiscal de Distrito de Tokio a investigar las pruebas presentadas por Greenpeace sobre el tráfico ilegal de carne dentro del programa japonés de caza. La autoridad de Japón debe, con urgencia, reorientar sus esfuerzos a investigar los delitos encubiertos por la industria de la caza y los sectores del gobierno, y dejar de perseguir a nuestros activistas y a Greenpeace Japón, comentó Gerd Leipold, director de Greenpeace Internacional.  

Junichi Sato y Toru Suzuki fueron detenidos el 20 de junio, tras exponer la evidencia, a pesar de que se ofrecieron a cooperar con cualquier investigación policial. Días antes habían presentado, bajo su propia iniciativa y por escrito, declaraciones acerca de la investigación que puso de manifiesto el robo a gran escala de la carne de ballena, resultante del mal llamado programa científico de caza de ballenas, el cual es financiado de los impuestos de los japoneses.
 
"Todavía necesitamos de su ayuda. Se nos ha ordenado permanecer en custodia el tiempo máximo sin cargo alguno. Por favor, envíen un mensaje al gobierno japonés, si aún no lo han hecho. Manténganse atentos de las acciones de Greenpeace y asegúrense que la demanda mundial para investigar el escándalo de carne de ballena se escuche fuerte y claro aquí en Japón”, dijeron Sato y Suzuki, en un mensaje a través de sus abogados.
 
Desde su detención, cerca de 190 mil personas, incluidos 15 mil mexicanos, han enviado cartas al gobierno japonés pidiendo la liberación de Sato y Suzuki, y una investigación completa sobre el tráfico ilegal de carne de ballena. Además, han sido realizadas protestas en las embajadas japonesas de 33 ciudades, a lo largo de 29 países, incluido México.

“Seguimos esperado respuesta del gobierno japonés. A lado de Greenpeace, más de 15 mil mexicanos han solicitado al embajador de Japón en México, Masaaki Ono, su intervención para la inmediata liberación de Sato y Susuki y demandamos una respuesta. Igualmente, solicitaremos a la cancillería mexicana su intervención. No es tolerable bajo ninguna circunstancias que se criminalice a las organizaciones y a los activistas que defienden el medio ambiente, mientras quienes contaminan o fomentan la destrucción de los recursos naturales gozan de impunidad”,  concluyó Patricia Arendar, directora ejecutiva de Greenpeace México.

¡Dona!

Nuestras campañas y acciones existen gracias a personas como tú que nos apoyan con un pequeño donativo mensual. Hazte Socio Greenpeace

Categorías