Implacables los incendios en Rusia

Noticia - 11 agosto, 2010
Los voraces incendios que azotan los bosques de Rusia, donde se registran temperaturas históricas que superan los 40 grados centígrados producto de la intensa ola de calor que se vive en Europa, han alcanzado zonas que hace 24 años fueron impactadas por la explosión de la central atómica de Chernobil, por lo que ahora, además del fuego y el humo de los incendios, las poblaciones cercanas están amenazadas por la emisión de humo radioactivo.

Hasta el momento se han registrado cerca de 30 mil incendios forestales que han quemado más de 810 mil hectáreas de bosques y han dejado por lo menos 54 víctimas.

Vladimir Chuprov, jefe del programa de energía de Greenpeace Rusia, señaló que la región de Briansk, en la frontera con Ucrania y Bielorrusia, fue una de las regiones contaminadas por la catástrofe de Chernobil en 1986, y ahora ha sido alcanzada por el fuego, por lo que es necesario resguardar a la población cercana ante la posibilidad de que estén en contacto con humo radioactivo, ya que no se sabe hasta qué punto ya se diseminaron las partículas radioactivas y los efectos que provocará en la salud de las personas.

Otras zonas incendiadas son Kaluga y Tula, ambas a 200 kilómetros de Moscú, la capital rusa.

En Snezhinsk, en los montes Urales, también se han registrado incendios; el temor es que las llamas puedan llegar al centro de investigación atómica instalado en esa región.

Las pérdidas humanas, a la agricultura y a las zonas forestales ya representan el 1 por ciento del Producto Interno Bruto de Rusia. 

Categorías