Llegó la hora para Junichi y Toru...

Noticia - 3 septiembre, 2010
¿Recuerdas a Junichi y Toru? Los activistas de Greenpeace Junichi Sato y Toru Suzuki, conocidos como los “Tokyo Two”, están a la espera de que se les dicte sentencia, este 6 de septiembre, en Japón.

Justicia para los "Tokyo Two"

De acuerdo con la justicia nipona, Junichi y Toru son culpables de robo y allanamiento y en los pasados dos años han sido procesados por esas y muchas más razones.

Sin embargo, el “delito” de Junichi y Toru fue en realidad denunciar la corrupción que rodea a la cacería comercial de ballenas en su país.

Con este juicio, hay muchos temas en la mira: la corrupción del gobierno, la censura, la adhesión de Japón a la legislación internacional, la libertad de expresión y el derecho a la protesta, junto con la matanza comercial de miles de ballenas. De hecho, en meses pasados un grupo de trabajo del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ya ha dictado que, bajo la intención de los acusados de exponer un escándalo de interés público, sus derechos humanos han sido vulnerados por el gobierno japonés.

La historia

En enero de 2008, Greenpeace Japón comenzó una investigación de cuatro meses a raíz de las afirmaciones de un informador anónimo de que los tripulantes de la flota ballenera japonesa habían estado realizando contrabando durante muchos años de cantidades significativas de carne de ballena para vender con beneficio personal y con aparente consentimiento oficial.

Mediante la información proporcionada por antiguos y actuales trabajadores de la compañía ballenera Kyodo Senpaku, documentamos la descarga de carne de contrabando a un camión especial, ante la mirada de los encargados de Kyodo Senpaku y tripulantes, cuando el Nisshin Maru llegó a puerto el 15 de abril de 2008.

Junichi y Toru, interceptaron una de las cuatro cajas dirigidas a un miembro de la tripulación cuyos contenidos estaban etiquetados como "cartón". En su interior encontraron unesu curado o "bacon de ballena", valorado en cerca de 2.000.€ Un informador indicó a Greenpeace que docenas de tripulantes se llevaban hasta 20 cajas cada uno con el consentimiento de la empresa ballenera Kyodo Senpaku.

Tras haber destapado este escándalo, los dos activistas se enfrentan a una pena de hasta 10 años de prisión.

Greenpeace Japón denunció el escándalo en una rueda de prensa y entregó la caja con la carne de ballena al Fiscal del Distrito de Tokyo, como prueba de la corrupción inherente en el programa ballenero japonés financiado con fondos públicos.

Antes de destapar públicamente el contrabando, un funcionario de la Agencia Japonesa de Pesca afirmó que nunca se había entregado carne de ballena a la tripulación. Una vez que salió a la luz, las respuestas de aquellos relacionados con el programa ballenero fueron muchas y variadas. Kyodo Senpaku modificó su versión tres veces en casi tres días. La empresa ahora admite que cada miembro de la tripulación recibe 9.5kg de carne de ballena.

El Fiscal del Distrito de Tokyo inició una investigación que fue abandonada repentinamente el mismo día que la oficina de Greenpeace en Tokyo y los hogares de cuatro trabajadores de la organización fueron registrados por 40 policías antes los medios de comunicación, que previamente había sido avisados. Junichi y Toru fueron arrestados y permanecieron en prisión preventiva 26 días. Durante este periodo fueron interrogados diariamente hasta diez horas, atados a una silla, sin acceso a un abogado (una práctica común en Japón que ha sido criticada repetidamente por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas). Finalmente, Junichi y Toru fueron acusados del robo del "cartón" y de allanamiento. Fueron puestos en libertad bajo fuertes restricciones y se enfrentan a hasta 10 años de prisión.

Este lunes 6 de septiembre se les dictará la sentencia. Mientras, la cacería ilegal de ballenas por parte de Japón continúa.

Apoya a los Tokyo Two, descarga un avatar para Twitter

 

Categorías