Siguen saliendo trapos sucios

Noticia - 23 agosto, 2011
Greenpeace Internacional dio a conocer hoy los resultados de su más reciente investigación sobre la contaminación del agua la cual revela la presencia de una peligrosa sustancia química, nonilfenol, un disruptor hormonal, en artículos de ropa de 14 marcas internacionales, incluyendo Adidas, H & M y Lacoste.

Trapos sucios 2Beijing, Manila. Los productos químicos detectados estaban presentes en ropa de estas marcas, comercializadas en 17 países y producidas en 12 lugares diferentes alrededor del mundo, lo que demuestra que el uso y la liberación de productos químicos peligrosos es un problema global, con graves consecuencias a largo plazo para las personas y el medio ambiente.

Esta segunda parte del informe Trapos Sucios presentado hoy en en Beijing y Manila  muestra los resultados del análisis de prendas y zapatillas de tela que son vendidas por importantes marcas de ropa a nivel internacional. De los 78 artículos analizados, en 52 se detectó nonilfenol etoxilatos, una sustancia química que se descompone generando al peligroso nonilfenol. Estos resultados proporcionan un claro ejemplo de la clase de productos químicos tóxicos que son liberados por la industria textil en los canales de agua de todo el mundo.

El primer informe Dirty Laundry, que fue publicado hace seis semanas y que dio comienzo la campaña Detox (desafío a la contaminación) de Greenpeace, recopila los resultados de una investigación de un año que vincula a un gran número de estas mismas marcas con proveedores en China que vertían un "cóctel" de sustancias químicas tóxicas a los deltas de los ríos chinos Yangtzé y Perla. La campaña logró que marcas como Nike y Puma hicieran público su compromiso de eliminar todas las descargas de sustancias peligrosas de su cadena de suministro y de sus productos.

"Ahora que Nike y Puma se comprometieron a limpiar sus cadenas de suministro, Adidas y otros líderes del sector de la ropa ya no pueden eludir su responsabilidad de asegurar que el medioambiente, sus clientes y las personas en todo el mundo no estén amenazados por la liberación de sustancias químicas peligrosas", declaró Li Yifang, miembro de la campaña de Aguas de Greenpeace de Asia Oriental.

Greenpeace está llevando una campaña internacional para detener la contaminación industrial del agua con productos químicos peligrosos y persistentes que provocan trastornos hormonales. Por ello, la organización exige que las empresas y los gobiernos tomen medidas para crear un futuro libre de tóxicos.

Descarga el informe completo en PDF: Trapos Sucios 2: aireando la ropa. La contaminación tóxica desde las fábricas a los productos textiles

¡Actúa! Pídele a Adidas que actúe con responsabilidad, haz click aquí

Categorías