¡Que renuncie Elvira Quesada!: ONG

Noticia - 16 noviembre, 2011
El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan Elvira Quesada, ha demostrado que no puede cumplir con su responsabilidad de proteger al maíz nativo mexicano, por lo tanto mejor ¡que renuncie! exigieron diversas organizaciones.

Voceros de Sin maíz no hay país y de la Red en defensa del maíz. Greenpeace / Iván Castaneira

Luego de que Juan Elvira Quesada, anunciara que se permitirá la siembra de maíz transgénico en dos millones de hectáreas de la zona norte del territorio nacional, pese a la presencia de diversas variedades y colectas de maíz nativo en prácticamente todo el país, las principales redes comprometidas con la defensa de este grano, con la agricultura campesina y con una alimentación sana, Sin maíz no hay país y la Red en defensa del maíz,  le exigieron dejar su puesto si no puede acatar su responsabilidad de proteger el maíz nativo mexicano, nuestro patrimonio natural y cultural más importante.

Con el mensaje “Juan Elvira, si tampoco puedes defender el maíz, ¡renuncia!” e instalados en la entrada de la propia Semarnat, representantes de las organizaciones Centro de estudios para el campo mexicano, Semillas de vida, Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productos del Campo, Greenpeace México y Grupo de Estudios Ambientales (integrantes de las redes mencionadas) expresaron su rechazo a las declaraciones del funcionario, quien afirmó que está por definirse dónde se otorgarán 2 millones de hectáreas para la siembra de maíz transgénico (una superficie similar al estado de Hidalgo), lo que literalmente significa que están viendo qué parte del país le darán a Monsanto, la empresa más interesada en monopolizar el mercado de abasto de semillas de maíz en México con sus productos transgénicos.

Este nuevo anuncio significa ponerle en charola de plata nuestro maíz y nuestro campo a las trasnacionales de biotecnología como Monsanto, empresa que por más de una década ha buscado dichas autorizaciones y ahora en el último año del gobierno del Presidente Calderón y gracias a las malas gestiones de Elvira Quesada las obtiene.

Con este anuncio, el secretario de medio ambiente demuestra que ha decidido ignorar las advertencias de la comunidad científica, el principio de precaución, los protocolos internacionales que el gobierno mexicano ha firmado, los principios de la bioseguridad, la voz de los consumidores y las comunidades mexicanas, y ha decidido ceder a las presiones de las empresas y de la Sagarpa. Sólo así se explica que haya decidido avalar la entrega de 2 millones de hectáreas a la siembra de maíz genéticamente modificado aunque esto signifique contaminar innumerables razas y variedades de nuestro maíz. ¿Incompetencia o complicidad?”, cuestionó Patricia Arendar, directora ejecutiva de Greenpeace México.

Las organizaciones finalizaron la conferencia exigiendo: protección al maíz nativo mediante una prohibición de las siembras de maíz transgénico. Señor secretario: apostarle a la tecnología de los transgénicos es arriesgado e irresponsable. La respuesta a los problemas del campo y de los extremos impactos del clima está en la diversidad de nuestros maíces mexicanos y en un cambio radical de política agroalimentaria.

Categorías