Legisladores piden cuentas sobre la autorización de siembras de maíz transgénico

3 Comentarios
Noticia - 22 enero, 2013
El 16 de enero las fuerzas políticas representadas en el Congreso aprobaron un exhorto a los titulares de la Sagarpa, Enrique Martínez y Martínez y de la Semarnat, Juan José Guerra Abud, para que evalúen los permisos otorgados a empresas transnacionales para la siembra de maíz transgénico con el fin de que se implanten medidas de protección y promoción para la conservación de las semillas nativas.

Los legisladores han llamado a los titulares de dichas secretarías a que den un informe sobre la evaluación de riesgo que se ha hecho en nuestro país sobre el cultivo de maíz transgénico. Este punto de acuerdo se suma a los tres exhortos previamente solicitados, en los meses de octubre y noviembre, a los secretarios de medio ambiente y agricultura.

Los legisladores externaron su preocupación por el maíz mexicano, los campesinos, el ambiente y la salud de los mexicanos por la posible autorización a Monsanto, Pioneer y Dow Agroscience para la siembra comercial de maíz genéticamente modificado en los estados de Sinaloa y Tamaulipas, principales productores de maíz en el país.

Argumentaron que con la desregulación del maíz transgénico para comercialización se incrementará la capacidad de inserción de transgenes en las poblaciones de maíz nativo mexicano trayendo consigo serias implicaciones económicas, jurídicas, políticas y sociales para la conservación del maíz en los centros de origen, domesticación y diversificación.

“Al introducirse los transgenes patentados en las plantas de maíz, se genera semilla nativa que se convierte en transgénica, por lo que entra en el ámbito de la propiedad intelectual y se sujeta a las reglas de las leyes de propiedad industrial en México. En un escenario de esa magnitud se proyecta que si los transgenes contaminan los maíces nativos de los centros de origen en México, nuestro maíz correrá el riesgo de ser privatizado”, enfatizaron.

“México tiene otras alternativas para enfrentar el déficit en la producción de maíz sin recurrir a plantaciones de maíz transgénico. La verdadera solución ante la crisis del clima y, por ende de alimentos, está en la gran diversidad de razas y variedades de maíces mexicanos. México puede dejar de depender de las importaciones de maíz proveniente de Estados Unidos, sin adquirir una nueva dependencia a las semillas de las empresas transnacionales”, concluyeron los legisladores.

“La conservación de nuestro maíz es un tema de seguridad nacional y en consecuencia los servidores públicos de las secretarias de medio ambiente y de agricultura deben garantizar su protección prohibiendo, urgentemente, la siembra de maíz genéticamente modificado, de lo contrario estarán permitiendo la pérdida y privatización de nuestro alimento básico”, señaló Aleira Lara, coordinadora de la campaña de Agricultura sustentable y transgénicos de Greenpeace. 

Categorías