“Vago e inadecuado” el Acuerdo de respuesta ante derrames de petróleo: Greenpeace

Agrega un comentario
Noticia - 5 febrero, 2013
5 de febrero, 2013 (Kiruna, Suecia) – Una copia del tan anunciado acuerdo del Consejo Ártico sobre respuesta ante derrames de petróleo -filtrada en la víspera de la reunión de ministros de Medio Ambiente del Consejo- pone de manifiesto medidas muy inadecuadas y la falta de sanciones efectivas.

En el 2012 Greenpeace viajó al Ártico, para documentar los niveles bajos de hielo. © Daniel Beltrá / Greenpeace

 

El borrador obtenido por Greenpeace contiene un lenguaje vago, pidiendo a los países que hagan “los pasos correspondientes” para hacer frente a un derrame; omite puntos cruciales, incluso las obligaciones de pago para las empresas petroleras en caso de un derrame transfronterizo.

El documento titulado “La cooperación en materia de contaminación marina por petróleo. Preparación y respuesta en el Ártico” (Cooperation on Marine Oil Pollution Preparedness and Response in the Arctic) podría ser aprobado por los ministros de exteriores en la reunión de los países miembros en mayo, cuando Canadá comience a presidir el Consejo Ártico por 2 años.

Ben Ayliffe, director de la campaña de Greenpeace Internacional en el Ártico, declaró: “Este proyecto del Acuerdo no inspira confianza en la capacidad y aptitud que tiene el Consejo Ártico para proteger esta frágil región cuando pase lo peor. Es increíblemente vago, no responsabiliza a las empresas por las consecuencias de sus errores y, de este modo, no hay nada aquí que asegure aptitud adecuada para lidiar con un accidente en estos países.

“Existen serias dudas sobre el papel que jugaron las compañías petroleras en la redacción de este documento y sobre la capacidad del Consejo Ártico para vigilar este entorno natural de manera eficaz. Los ojos del mundo están puestos sobre el Consejo Ártico pero éste no está superando el análisis minucioso.”

Existen fotos subidas en la galería del Consejo Ártico que muestran a representantes de la industria petrolera participando en el grupo de trabajo, incluso en la reunión final en la que se aprobó el documento.

El acuerdo exige tan poco a Canadá, Dinamarca, Groenlandia, las Islas Faroe, Islandia, Noruega, Rusia, Suecia y EEUU, que es efectivamente inútil, concluye Ayliffe.                                                     

A pesar de las promesas de que éste sería el primer acuerdo jurídicamente vinculante de su clase, el documento no logra establecer un equipo de respuesta esencial, métodos para el tapado urgente de pozos o una metodología de limpieza a utilizar en un hábitat, flora y fauna, llenos de petróleo. En cambio, sólo se basa en pedidos vagos para que los países del Ártico “se aseguren” de tratar y tomar "los pasos correspondientes dentro de los recursos disponibles".

“Ninguna petrolera ha demostrado jamás que puede limpiar un derrame de petróleo en el hielo. El acuerdo no ofrece absolutamente ninguna pauta de cómo una empresa debe parar y limpiar un accidente como el de Deepwater Horizon,” continua Ayliffe. “En cambio, este documento es parecido al Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares de la ONU, simplemente declarando: ´Si no es mucho trabajo, por favor, tengan un plan nacional para no detonar bombas atómicas´.”

El Consejo Ártico también comete un error al no exponer los requisitos técnicos mínimos que los países deben cumplir antes de realizar perforaciones. Dado que muchas de las áreas de perforación en el Ártico son muy remotas, no hay ninguna garantía de que los recursos para el control del derrame estarían disponibles o serían los adecuados. Junto con la incapacidad comprobada de Shell, Gazprom y Cairn de proporcionar servicios para suficientes respuestas in situ en Alaska, Rusia y Groenlandia, parece que el Consejo Ártico está fingiendo conscientemente no ver las realidades en el Ártico.   

Categorías