¡Para llorar la ENCC de Peña Nieto!

1 comentario
Noticia - 4 junio, 2013
“La experiencia nos ha enseñado que de nada sirven leyes nacionales y estatales, programas, planes y estrategias si no son parte de una política transversal, coordinada y aplicada correctamente”.

Para Greenpeace es una pena que la Estrategia Nacional de Cambio Climático (ENCC), presentada ayer por el presidente Enrique Peña Nieto, deje al descubierto una vez más la incongruencia y mala planeación del gobierno en materia ambiental.

Como muestra de ello,  el discurso de la administración de Enrique Peña es que con la ENCC el país transitará hacia una matriz energética libre de combustibles fósiles, por otro lado, la Estrategia Nacional de Energía 2013-2027 tiene un enfoque basado en hidrocarburos e impulsa proyectos sucios y peligrosos como el gas shale y la extracción de crudo en aguas profundas del Golfo de México.

Además, la ENCC, que en teoría marca la política de este sexenio para reducir Gases de Efecto Invernadero (GEI) para que el país contribuya a mitigar los impactos del calentamiento global, abrió la puerta para que la energía nuclear aumente en el país, aun cuando experiencias internacionales han demostrado su alta peligrosidad para la salud humana y el medio ambiente.

“La energía nuclear es pobre como fuente energética, no hay solución para la basura nuclear; el problema de los residuos radiactivos es un tema sin resolver y permite la proliferación de armas de destrucción masiva”, señaló Beatriz Olivera, coordinadora de la campaña de Energía y Cambio Climático de esta organización.

Lamentó que a pesar de tener  los instrumentos jurídicos para enfrentar el cambio climático en México estos sean letra muerta. “La experiencia nos ha enseñado que de nada sirven leyes nacionales y estatales, programas, planes y estrategias si no son parte de una política transversal, coordinada y aplicada correctamente”.

Greenpeace expone que para reducir esta tendencia se requieren planes que integren el sector energético y ambiental a fin de lograr los siguientes objetivos:

  1. Impulsar  energías renovables.
  2. Mitigar el cambio climático.
  3. Implementar  acciones de Eficiencia Energética.
  4. Garantizar la seguridad energética y sustentabilidad ambiental del país.
  5. Generar empleos y fomentar la competitividad.
  6. Eliminar paulatinamente los subsidios generalizados a los combustibles fósiles y focalizarlos para una redistribución efectiva de los recursos.
  7. Asumir costos sociales y ambientales por la producción de energía sucia.
  8. Prohibir la explotación de petróleo en aguas profundas.
  9. Eliminar los planes de incrementar la energía nuclear. 
  10. Abandonar los intentos de obtener gas shale (3).