Opaco panorama para el medio ambiente en México

Agrega un comentario
Noticia - 29 noviembre, 2013
Analiza Greenpeace la actuación del gobierno federal en agricultura, bosques, energía, cambio climático y tóxicos. Preocupan graves retrocesos en materia de derechos humanos y medio ambiente, criminalizando la protesta social.

A un año de que Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia de la República ha quedado demostrado que el medio ambiente no es una prioridad de su gobierno. Hasta ahora solo tenemos una larga lista de declaraciones “políticamente correctas” acerca de la importancia de los recursos naturales y de lograr la sustentabilidad, pero sin acciones concretas para conseguirlo.

En Greenpeace sabemos que un año es insuficiente para remediar los daños ambientales que por décadas se han tolerado, sin embargo, durante este tiempo pudieron sentarse las bases de una verdadera transformación, sobre todo cuando el actual gobierno ha promocionado este 2013 como el “año de las reformas”, sustentadas –en teoría- por las tres principales fuerzas políticas del país (PRI, PAN y PRD) representadas en el Pacto por México.

Lamentablemente, en estos 12 meses, la administración federal ha promovido el Pacto como una plataforma política que pondría fin a décadas de desacuerdos entre las élites del poder, pero en la realidad solo ha servido para dar continuidad a políticas públicas que privilegian los intereses corporativos por encima del bienestar social y el medio ambiente.

Este acuerdo -sostenido por alfileres- es solo un disfraz para el desinterés del gobierno para lograr una verdadera transformación del país que eleve la calidad de vida de los mexicanos, basándose en un manejo adecuado de los recursos para generar empleos, elevar la competitividad y acelerar la economía, con pleno respeto a los derechos y las libertades en un entorno de seguridad, transparencia y sin corrupción.

El presente análisis se centra en las acciones implementadas durante el primer año de gobierno de Peña Nieto en las áreas relacionadas con las cuatro campañas activas de Greenpeace y el panorama que viven las organizaciones sociales ante la criminalización de la protesta durante este periodo.

Descarga el análisis completo.