Son ficticias las acusaciones de la Comisión de Investigación de Rusia

Agrega un comentario
Noticia - 9 octubre, 2013
Greenpeace aclara una serie de señalamientos elaborados por el Comité de Investigación de Rusia, entre ellos el supuesto hallazgo de estupefacientes en el Arctic Sunrise, así como una presunta embestida de una lancha durante una acción pacífica en el Ártico hace tres semanas.

Se trata de las acusaciones más recientes por parte de las autoridades rusas en el marco de una investigación por supuestos actos de piratería, luego de que el pasado 18 de septiembre Greenpeace Internacional intentara llevar a cabo una protesta pacífica en contra de la perforación en el Ártico, en una plataforma de Gazprom.

Los 30 del Ártico, como se les conoce a los 28 activistas de Greenpeace y a los dos periodistas freelance detenidos por esta acción, enfrentan cargos formales por un delito que conllevaría hasta 15 años de prisión. El barco Arctic Sunrise fue embargado.

Greenpeace mantiene el siguiente posicionamiento:

En cuanto a las versiones de que había narcóticos en el barco, Greenpeace solo puede suponer que las autoridades rusas se refieren a los suministros médicos que sus barcos están obligados a llevar en virtud del derecho marítimo.

Hace semanas que el barco Arctic Sunrise fue registrado por primera vez, y de manera muy exhaustiva, por oficiales rusos. Por ello, asumimos que este anuncio está diseñado para desviar la atención de la creciente indignación mundial sobre el encarcelamiento de los detenidos. Cualquier declaración que hable de drogas ilegales es una mentira, pura y simple.

Existe una política muy estricta contra el uso de drogas en los buques de Greenpeace. Por ello, cualquier acusación de las autoridades rusas sobre sustancias que no sean suministros médicos debe ser vista con desconfianza.

Antes de salir de Noruega hacia el Ártico ruso, el barco fue registrado con perros especialmente entrenados por las autoridades noruegas, como es habitual. Las leyes de Noruega se encuentran entre las más estrictas del mundo y ellos no encontraron nada ilegal en el barco.

El Arctic Sunrise es territorio holandés soberano, el barco fue capturado en aguas internacionales y, por lo tanto, está sujeto a la legislación holandesa. Es ilegal navegar en un barco bajo bandera holandesa, sin los suministros médicos adecuados.

Por otro lado, Greenpeace califica como ficticios también los señalamientos del Comité de Investigación de Rusia sobre un supuesto peligro en el que la organización puso a las fuerzas de seguridad rusas durante la protesta pacífica.

En un video difundido por internet, Greenpeace Internacional exhibe el incidente en el que una lancha de los activistas se acerca a ayudar a otra que está siendo acosada por las fuerzas de seguridad rusas. La embarcación ambientalista se dirige hacia la de la guardia rusa y apenas la toca con la punta e inmediatamente gira 180 grados a la izquierda para evitar un choque.

Las imágenes muestran claramente que las acusaciones son totalmente falsas.

El video está disponible aquí:

El Comité de Investigación de Rusia dijo previamente:

“La investigación está determinando qué personas deliberadamente embistieron el bote (de las fuerzas de seguridad), interfiriendo en las labores que realizaban los oficiales. Por estas acciones, los demandados atentaron contra la vida y salud de los guardias (…) En esta investigación está claro que varios de los demandados serán acusados de otros crímenes graves”.

Categorías