Todos los activistas fueron acusados de vandalismo

Agrega un comentario
Noticia - 24 octubre, 2013
Las autoridades rusas acusaron formalmente a Greenpeace Internacional de vandalismo, un delito que conllevaría hasta 7 años de prisión y que ha sido calificado por el Parlamento Europeo como una amenaza a la libertad de expresión y de protesta.

Andrey Allakhverdov (Rusia) fue acusado de vandalismo bajo el artículo 223, parte 2, del Código Criminal de Rusia. Las autoridades también comenzaron ya a acusar de los mismos cargos al resto de los 30 del Ártico, es decir, a los 28 activistas de Greenpeace Internacional y a los dos periodistas independientes.

“Los 30 del Ártico son inocentes de todos los cargos. No hay justificación para que estén encerrados en una celda en Murmansk. Esta fue desde el principio una protesta pacífica en aguas internacionales con el fin de mostrar los imprudentes planes de perforación de Gazprom para el Ártico. Once tiros  de advertencia con fuego real fueron disparados sobre el Arctic Sunrise, las balas impactaron en el agua, a un lado de los activistas, fueron amenazados con armas y cuchillos, además, fueron detenidos con cargos falsos para defender los intereses de Gazprom. ¿Quiénes son los verdaderos vándalos aquí?, aseguró Ben Ayliffe, de Greenpeace Internacional.

Los cargos de vandalismo son serios y desproporcionados. Por otro lado, el Comité de Investigación de Rusia ayer finalmente coincidió con los expertos legales y con el mismo presidente Vladimir Putin cuando admitió que los 30 no podían ser piratas. A Allakhverdov no se le han desechado oficialmente los cargos de piratería. Él ahora todavía es acusado de piratería y vandalismo.

La ley internacional señala que los países no tienen derecho de tomar barcos o personas en aguas internacionales bajo los cargos de vandalismo (a diferencia de los de piratería). Los 30 del Ártico fueron ilegalmente detenidos y Greenpeace Internacional exige que sean liberados de inmediato.

La corte regional de Murmansk rechazó hoy tres más peticiones de libertad bajo fianza para finalmente completar las 30 solicitudes rechazadas. Los últimos casos que hoy atendió la corte fueron los de Paul Ruzycki Ruzycki (Canadá), Ana Paula Alminhana Maciel (Brasil) y Ruslan Yakushev (Rusia).

El director ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, escribió una carta a Shell urgiéndola a terminar su asociación para explorar en el Ártico con Gazprom ahora que ésta última se ha envuelto en graves violaciones a la libertad de expresión. Shell ha tratado de mantenerse a distancia de la situación de los 30 del Ártico argumentando que no tiene nada que ver con los eventos en Rusia. No puede mantenerse a la sombra de sus amigos rusos siempre.

“Como una de las más grandes productoras de petróleo y el socio más grande de Gazprom, Shell tiene obviamente el poder para empujar a Gazprom a encontrar una solución para esta escandalosa situación. Si guarda silencio será difícil evitar pensar que Shell antepone su acuerdo con Gazprom por encima de la liberación de estos prisioneros de conciencia”, afirmó Jim Footner, campañista de Greenpeace en Gran Bretaña.

Categorías