El guerrero del Arcoiris ya está en Mazatlán

Agrega un comentario
Noticia - 7 enero, 2014
Y el arcoíris finalmente llegó a México. En punto de las 7:45 horas el Rainbow Warrior ya se vislumbraba en el horizonte. La música banda, los productores locales, medios de comunicación, los activistas y voluntarios de Greenpeace no podían contener la emoción. Ahí estaba el guerrero, el símbolo más importante de la lucha ambiental de esta organización.

Al ritmo del “Sinaloense”, la tripulación del Rainbow Warrior, encabezada por el capitán Joel Stewart, descendió para contemplar el gran recibimiento preparado para ellos, entre lo que se incluyó una canasta de maíz originario como una muestra de lo que Greenpeace quiere defender. Así, por fin, el Guerrero del Arcoíris tocó tierra mexicana, suelo sagrado y cuna del maíz.

Esta es la primera parada del barco, el cual se encuentra aquí para reforzar la lucha que hoy libramos para defender nuestro maíz. No es casualidad que el barco haya llegado primero a Mazatlán, Sinaloa, uno de los estados donde las trasnacionales intentan apoderarse del campo para imponer sus semillas genéticamente modificadas.

Entre 2012 y 2013 empresas como Dow Agrosciences, PHI México y la citada Monsanto, solicitaron permisos para introducir la siembra comercial de maíz transgénico en la totalidad de la superficie cultivable del estado.

Como bien recordó Silvia Días, campañista de Agricultura Sustentable y Transgénicos de Greenpeace, México está en riesgo de perder la capacidad de cultivar la tierra con biodiversidad de semillas nativas que permiten disponer de alimento variado, sano y suficiente, y con ello, preservar la riqueza culinaria y cultural del país para la presente generación y las venideras.

Este fue el mensaje que se transmitió a los medios de comunicación y cientos de personas –quizá miles- que hoy visitaron a este Guerrero del Arcoíris durante las sesiones abiertas al público. Este es el mensaje que también debe entender el gobierno de nuestro país que sigue flirteando con las trasnacionales de la biotecnología. México debe prohibir la siembra de maíz transgénico. México no necesita que trasnacionales se adueñen del campio y alteren nuestra alimentación, nuestra cultura, nuestra identidad.

Si tú como muchos de nosotros también quieres un campo sano y diverso, súbete el barco y no te pierdas la oportunidad de participar en esta gira del Rainbow Warrior. Entra a www.subetealbargo.org y conoce cómo puedes formar parte de este movimiento.

La tripulación del RW, encabezad por el capitán Joel Stewart, fue recibida al ritmo del sonido de una banda sinaloense. Asimismo, productores locales obsequiaron a la tripulación una ofrenda de chiles, jitomates y maíces nativos.