Da Peña Nieto zapatazo al maíz mexicano

Boletín de prensa - 28 septiembre, 2012
Preocupante que designe al Dr. Bolívar Zapata, cabildero de la Ley Monsanto, como encargado de Ciencia, Tecnología e Innovación

Ciudad de México, 28 de septiembre, 2012 – En la víspera de que se celebre el Día Nacional del Maíz este 29 de septiembre, Greenpeace califica como preocupante la designación del Dr. Francisco Bolívar Zapata como encargado de Ciencia, Tecnología e Innovación del equipo de transición del presidente electo Enrique Peña Nieto, por que con ello se está allanando rápidamente el camino para garantizar la liberación del maíz transgénico al ambiente en el sexenio 2012-2018.

Desde 2004, el Dr. Bolívar Zapata tuvo un papel destacado en la elaboración y cabildeo a favor de la Ley de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM), también conocida popularmente como “Ley Monsanto”.

Durante las intensas discusiones en torno a esa iniciativa de ley en 2005, dentro y fuera del recinto parlamentario, fue ampliamente denunciado por organizaciones ambientalistas y científicos que Zapata, junto al Dr. Roberto Ortega Lomelín, se apropiaron del nombre de la Academia Mexicana de Ciencias para legitimar con ese sello el aval del mundo académico hacia la LBOGM (1).

Tal fue el inusual cabildeo realizado por el Dr. Bolívar Zapata en pro de esa ley, que organizaciones de productores orgánicos y ciudadanas de Oaxaca (2) lo denominaron “Príncipe Monsanto” en alusión su condición de académico distinguido con el premio “Príncipe de Asturias”.

“El Dr. Bolívar Zapata fue un intenso promotor de la ‘ley Monsanto’, que no es otra cosa que un marco jurídico hecho a modo e interés de las corporaciones trasnacionales que buscan controlar la producción de maíz en México mediante la comercialización de semillas transgénicas”, declaró Aleira Lara, coordinadora de la campaña de Agricultura Sustentable de Greenpeace.

Al nombramiento del Dr. Bolívar Zapata se suma el de Enrique de la Madrid como encargado del sector agrícola para la próxima administración. Entre 2003 y 2006, De la Madrid fue presidente ejecutivo del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico) y también promovió desde el sector industrial la creación de una ley de bioseguridad que pone en primer plano los intereses de las corporaciones en vez del principio precautorio para evitar la contaminación genética del maíz mexicano.

Greenpeace ha denunciado que la LBOGM, cabildeada por Zapata, presenta las siguientes anomalías:

  • propicia la liberación indiscriminada de transgénicos al ambiente sin mecanismos de monitoreo, de vigilancia, ni de responsabilidades para las empresas liberadoras en caso de daños;
  • no establece adecuados sistemas de protección e indemnización para productores afectados por contaminación o flujo genético;
  • no establece el etiquetado claro de alimentos derivados de OGM;
  • deposita sobre la ciudadanía la carga de la prueba, es decir, le pide a los posibles afectados que acompañen sus opiniones con evidencia científica y técnica;
  • impide que las entidades federativas participen en la toma de decisiones, desde el proceso de autorización o permisos y no sólo en el monitoreo y la vigilancia;
  • consulta pública ineficaz, pues la autoridad no la toma en cuenta;
  • a la fecha no ha habido una consulta a pueblos o comunidades indígenas y mecanismos efectivos para notificación de cultivos de transgénicos aledaños a sus comunidades o territorios;
  • boicotea el Protocolo de Cartagena, en particular el Acuerdo Fundamentado Previo;
  • y no prevé mecanismos para dotar a las autoridades de capacidad en recursos humanos y materiales para llevar a cabo procesos de monitoreo, detección y vigilancia efectivos de OGM, entre otros.

Greenpeace no cuestiona las contribuciones del Dr. Bolívar Zapata a la ciencia y academia mexicanas, pero sí su desempeño durante la elaboración y aprobación de la ley de bioseguridad, atribuyéndose la opinión del sector científico, que tuvo una postura heterogénea respecto a la política a seguir en materia de transgénicos.

“Es preocupante que con estos antecedentes, el presidente electo Enrique Peña Nieto dé una mala señal al colocar al Dr. Bolívar Zapata como responsable del equipo de transición en materia de Ciencia, Tecnología e Innovación. Greenpeace estará alerta sobre las futuras decisiones del Dr. Zapata, que pongan en riesgo al maíz nativo de México y la agricultura sustentable para el país”, concluyó Lara.

Notas:

1.- Boletines de prensa de Greenpeace México núm. 0481, 0482 (13 de diciembre de 2004) y 0512 (6 de febrero de 2005).

2.- Productores Orgánicos El Pochote, Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez de Oaxaca, Universidad de la Tierra, y Huicholes y Plaguicidas entre otras organizaciones agrupadas en la “Sociedad Civil de Oaxaca en Defensa de Nuestro Maíz”.

Para más información comunicarse con Raúl Estrada, director de comunicación de Greenpeace México: 0445540845326, email:

Categorías