México, en mayor riesgo ante deshielo del Ártico

Boletín de prensa - 29 agosto, 2013
Llama Greenpeace a cambiar enfoque para enfrentar el fenómeno global; mitigar sus efectos ya no es suficiente

México, DF.- El cambio climático ha provocado un derretimiento sin precedentes del Ártico y sus impactos hacen a México uno de los países más vulnerables, con consecuencias como la elevación del nivel del mar en zonas costeras, la prolongación de sequías y la pérdida de biodiversidad, entre otras, señala el documento de Greenpeace El Ártico y los efectos del cambio climático en México.

El documento señala que “el Ártico podría quedar libre de hielo marino durante el verano de 2030 por lo que es preferible mantenerse lo más alejado posible de un aumento en la temperatura global de los 2 grados centígrados, algunos incluso hablan de fijar ese límite en 1.5 grados centígrados” (1).  

Son varios los factores que hacen que México sea fuertemente vulnerable al impacto del calentamiento global. El primero de ellos es su ubicación geográfica, es decir, se localiza en una zona intertropical del hemisferio norte, mientras dos terceras partes del país están localizadas en zonas áridas o semiáridas, una tercera parte está sujeta a inundaciones. Por otro lado, la exposición a ciclones tropicales en sus tres márgenes costeros y la diferencia en la elevación del territorio nacional también son elementos que contribuyen a la compleja situación del país, indica el texto.

“Estos episodios ya están presentando consecuencias directas en los planos económico, social y sanitarios, por eso México necesita tomar medidas para adaptarse al fenómeno antes de tratar de mitigarlo”, dijo Beatriz Olivera, coordinadora de la campaña de Clima y Energía de Greenpeace México.

En términos generales, se calcula que 15% del territorio, 68.2% de la población del país y 71 % del PIB se encuentran altamente expuestos al riesgo de los impactos adversos directos del cambio climático (2). Asimismo, se estima que 56.7 % de los municipios que conforman la nación se encuentran catalogados en alto riesgo de desastre por los efectos del cambio climático. En esos 1,385 municipios se encuentran 27 millones de habitantes (3), recuerda el documento.

Algunos de los impactos para México, señalados en el reporte de Greenpeace son: Incremento en el nivel del mar, pérdida de biodiversidad, sequías más largas, estrés hídrico, migración e incremento en enfermedades.

Una genuina transición hacia las energ��as renovables en México y el mundo podrían incidir directamente en una disminución en la temperatura del planeta. De acuerdo con Greenpeace, un fomento en las inversiones en energías renovables (eólica, solar, geotérmica y pequeñas hidroeléctricas) podría lograr que de aquí a 2050 al menos 95% de la energía producida en el país y 82% de la energía primaria provenga de estas fuentes.

Sin embargo, el gobierno de Enrique Peña Neto no ha mostrado un claro compromiso para impulsar un modelo energético sostenible.

“La Reforma Energética presentada por el Ejecutivo supone profundizar en una matriz energética basada en la explotación de los hidrocarburos. La apuesta por el gas shale y los proyectos de aguas profundas son un claro indicador de ello, pese a que estos proyectos profundizan la problemática del cambio climático, aseguró Aroa de la Fuente, de Fundar, Centro de Análisis e Investigación y quien también participó en la presentación del documento.

Para Greenpeace ante estos impactos del calentamiento global, que contribuyen a acelerar el cambio climático, es decisiva la prevención, por lo que la organización ambientalista propone conseguir un llamado de la ONU para que el Ártico sea declarado como un santuario global. En junio pasado, las líderes de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado de la República, Gabriela Cuevas, y de la Comisión de Cambio Climático, Silvia Garza, llamaron al presidente Enrique Peña Nieto a presentar un exhorto para salvar el Ártico en el marco del próximo periodo ordinario de sesiones de Naciones Unidas.

“Es importante que el presidente Peña Nieto impulse la protección del Ártico en la próxima reunión de la asamblea general de la ONU. Nuestro país es vulnerable al cambio climático y la política energética nacional no está alineada con los objetivos de reducción de emisiones planteados en la ley general de cambio climático”, añadió Olivera.

Para lograr que el llamado a la ONU tenga una gran presencia de ciudadanos del mundo, Greenpeace se ha propuesto desde 2012 reunir 5 millones de firmas, que pretende llevar al pleno de la Asamblea General de Naciones Unidas, para que en dicho órgano se exija la protección legal para el Ártico. Esta resolución crearía el impulso necesario para desarrollar un acuerdo que establezca un espacio protegido para el alto Ártico, un estatus similar al que hoy goza la Antártida. Así se impediría que gobiernos y petroleras continúen con la perforación y extracción, práctica que contribuye al deshielo Ártico y mitigaría el riesgo de un potencial derrame petrolero en esas gélidas aguas.

Actualmente la campaña ha recabado poco más de 3.7 millones  de firmas  a nivel mundial mediante el sitio web www.salvaelartico.mx

Notas

1. Wang, M., and J.E. Overland (2009): “A sea ice free summer Arctic within 30 years ?” Geophys. Res. Lett., 36, L07502. En: NOAA. Future of Arctic Climate and Global Impacts. http://www.arctic.noaa.gov/future/sea_ice.html

2. World Bank Global Framework for Disaster Risk Reduction. Citado en Programa especial de cambio climático 200x-02012, Semarnat, México. http://www.semarnat.gob.mx/programas/Documents/ PECC_DOF.pdf

3. DOF Acuerdo por el que se expide la Estrategia nacional de cambio climático http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5301093&fecha=03/06/2013

Contacto de Prensa en México: Miguel Soto, coordinador de prensa. Teléfono 56879595 Ext. 103 y celular 0445514853578