“En la cuerda floja” programa de Shell para explorar el Ártico en 2013

Boletín de prensa - 4 enero, 2013
La plataforma Kulluk encalló en costa de Alaska

Washington DC, 4 de enero de 2013.- Greenpeace señaló que el programa de Perforación en el Ártico de la petrolera Shell se está en la cuerda floja y podría no cumplirse, tras los daños que ha sufrido a plataforma Kulluk desde que quedó varada en el Golfo de Alaska el pasado 31 de diciembre.

El Director Adjunto de Campañas, Dan Howells, declar��:

“El casco del Kulluk está rozando con las rocas del fondo del mar. Es difícil vislumbrar cómo Shell recuperará la plataforma para repararla y revertir a tiempo la percepción del público para la temporada de perforación del 2013.

"La administración de EE.UU. debería cancelar las licencias de perforación en el Ártico y empezar a proteger las costas estadounidenses de la incompetencia de Shell. Las empresas petroleras no pueden operar de manera segura en el Ártico, donde los riesgos e impactos de cualquier accidente industrial son demasiado grandes como para soportarlos.”

Empleados de Shell revelaron hoy que el Kulluk ha sufrido daños graves desde que encalló. Los generadores normales y los de emergencia  están deteriorados, mientras que el agua de mar ha permeado dentro de la plataforma después de que las olas la  golpearan. Se prevé que las condiciones climáticas continúen deteriorándose durante el fin de semana.

El Kulluk encalló cerca del Refugio Nacional de Vida Silvestre Kodiak, en donde cualquier derrame tendría impactos terribles en la vida silvestre local. El área es hogar de por lo menos dos especies en peligro de extinción, así como focas de puerto, salmón y lobos marinos.

El incidente ocurrió fuera de la isla de Sitkalidak, después de que se rompieran reiteradamente las líneas con las que la plataforma era remolcada en el mar. Los reportes de prensa sugieren que Shell estaba apresurando al Kulluk fuera de Alaska para evitar un impuesto local que ascendía a 6 millones de dólares, que se hubiera aplicado a partir del 1 de enero.

"No se puede permitir que Shell continúe su irresponsable programa de perforación. Más de dos millones personas ya se han unido a una campaña para proteger el Ártico de industrias destructivas y el último incidente de Shell confirma sus peores miedos. El gobierno de EE.UU. debe finalmente levantarse y actuar", agregó Howells.

En 2012, Greenpeace lanzó la campaña Salva el Ártico con el objetivo de sumar dos millones de firmas para exigir que esta zona sea declarada santuario para la vida silvestre. Hasta el momento más de dos millones de personas se han sumado a esta campaña. Los ciudadanos y ciudadanas mexicanos contribuyeron con 200 mil firmas entre junio y septiembre del año pasado.

Notas al editor:

Hay aproximadamente 143 mil galones de diésel y 12 mil galones de aceite hidráulico a bordo del Kulluk, una plataforma perforadora vieja construida en 1983. Pesando casi 28 mil toneladas, la plataforma había sido agendada para su desecho antes de que Shell la comprara en el 2005 y la empresa ha gastado desde entonces $292 millones para mejorar la embarcación.

El incidente del Kulluk es el más reciente en una serie de errores que Shell ha cometido en relación a su programa de perforación en el Ártico:

  • En julio, Shell admitió que no puede cumplir con las metas de contaminación del aire del gobierno de Estados Unidos con su flota de perforación en el Ártico, y les pide una excepción. (más).
  • También en julio, la otra embarcación de perforación de Shell, el Noble Discoverer desliza su ancla y encalla en Dutch Harbor, Alaska (más).
  • En agosto, el Arctic Challenger, una barcaza construida por Shell para contener el crudo derramado durante cualquier accidente en el Ártico, es citada por autoridades Federales por cuatro descargas ilegales de fluido hidráulico durante el trabajo de preparación para la temporada de perforación de verano. Más aquí.
  • En noviembre, el motor del Noble Discoverer se incendia en el Puerto de Dutch Harbor, Alaska – más aquí.
  • A principios de diciembre, Actas de Libertad a la Información revelaron que el dispositivo submarino de cerrado de Shell fue “triturado como lata de cerveza” durante las pruebas – más aquí.

Más información con Raúl Estrada, director de comunicaciones y medios de Greenpeace México en el teléfono 5687- 9595 ext. 220 / Cel: 0445540845326 / email: y con Edith Martínez, Coordinadora de Prensa en el teléfono  5687- 9595 ext. 120 / Cel: 0445539393599 / email: edith.martinez@greenpeace.org o en la página www.greenpeace.org.mx

Categorías
Etiquetas