¿Quiénes son, qué hacen?

Son hombres y mujeres mayores de 18 años, preocupados por los problemas sociales y ambientales que enfrentamos. Son proactivos, creativos, comprometidos, tienen capacidad para trabajar bajo presión, tienen las más variadas habilidades y ejecutan las más diversas tareas.

Las actividades que realizan van desde la investigación científica hasta el contacto directo con la gente, transmitiendo los mensajes de las campañas de Greenpeace a más personas. También realizan talleres, participan en demostraciones que buscan llamar la atención sobre los problemas ambientales y apoyan en el trabajo diario de la oficina.

Derechos del voluntariado

Un voluntario o voluntaria de Greenpeace tiene los siguientes derechos:

a. Recibir constantemente información, formación, orientación, apoyo y, en su caso, los medios materiales necesarios para el ejercicio de las funciones que se le asignen.

b. Ser tratado sin discriminación, respetando su libertad, dignidad, intimidad y creencias.

c. Participar activamente en la organización, colaborando en la elaboración, diseño, y ejecución de los programas, de acuerdo con sus estatutos o normas de aplicación.

d. En el caso de que realicen gastos en el desempeño de sus actividades, Greenpeace se los reembolsará.

e. Disponer de una acreditación que identifique su condición de voluntario.

f. Realizar su actividad en las mejores condiciones de seguridad e higiene posibles.

g. Obtener el respeto y reconocimiento por su contribución

Deberes del voluntariado

Los voluntarios están obligados a:

a. Cumplir los compromisos adquiridos con Greenpeace, respetando sus fines, normas y formas de trabajo

b. Guardar, cuando sea necesario, confidencialidad de la información recibida y conocida en el desarrollo de su actividad voluntaria.

c. Rechazar cualquier contraprestación material que pudieran recibir, ya sea del beneficiario o de otras personas relacionadas con su acción.

d. Respetar los derechos de los beneficiarios directos de su actividad como voluntarios.

e. Actuar de forma diligente y solidaria.

f. Participar en las tareas formativas previstas por la organización; tanto en aquellas vinculadas con las actividades y funciones confiadas, así como aquellas que se realicen con el fin de mantener la calidad del trabajo.

g. Seguir las instrucciones adecuadas a los fines que se impartan en el desarrollo de las actividades encomendadas.

h. Utilizar debidamente la acreditación y distintivos de la organización.

i. Respetar y cuidar los recursos materiales que les proporcione la organización para llevar a cabo su labor.