Greenpeace y las ballenas

La actuación de Greenpeace ha sido fundamental para frenar la matanza de ballenas. En alta mar, hemos puesto nuestros cuerpos, gomones y barcos entre los arpones de los cazadores y las ballenas. También participamos activamente de los debates en los organismos internacionales y nos manifestamos pacíficamente ante las embajadas y los gobiernos de países balleneros para que suspendan la cacería definitivamente.

En 1975 Greenpeace comenzó esta histórica campaña, debido a que las poblaciones de ballenas se encontraban en una situación tan crítica, después de casi tres siglos de cacería comercial, y más de medio siglo de caza industrial descontrolada.

A través de acciones directas en el mar, campañas públicas y trabajo político, Greenpeace fue un actor fundamental para promover que la Comisión Ballenera Internacional (CBI) decretara en 1982 una moratoria a la caza comercial de ballenas. En aquel entonces esperábamos que la industria ballenera desapareciera.

De todas las naciones que cazaban ballenas en 1986, cuando la moratoria entró en vigor, sólo Japón, Noruega e Islandia continúan con esta actividad, ya sea mediante la utilización de vacíos legales o abiertamente desafiando las resoluciones de la CBI. Actualmente, estos países promueven el fin de la moratoria lo cual tendría un impacto devastador sobre las poblaciones remanentes de esos cetáceos.

En Greenpeace trabajamos dentro de estos países, para que no solo la presión externa genere un cambio de conciencia, sino también para que la propia sociedad de estos países conozca la realidad que no es reflejada por sus gobiernos.

En 2008 Greenpeace en Japón descubrió un escandaloso caso de corrupción del gobierno en su nefasto programa de caza de ballenas. Dos activistas de Greenpeace, Junichi Sato y Toru Suzuki, protagonizaron la investigación. A pesar de las pruebas contundentes, ellos fueron condenados a 18 meses de prisión en suspenso, en un caso muy controversial, que reveló las irregularidades del sistema judicial japonés y la falta de libertades civiles en ese país.

En Argentina y Latinoamérica trabajamos para que nuestros gobiernos tengan peso en las decisiones de la CBI, manteniendo una fuerte postura conservacionista, a favor de la protección de las ballenas. En la última reunión de la CBI en Portoroz, Eslovenia, en septiembre de 2014, obtuvimos el 69 por ciento de los votos a favor de la creación de un Santuario en el Atlántico Sur. Estuvimos cerca del 75 por ciento que necesitábamos para su aprobación, pero Japón una vez más reclutó una veintena de países para que votaran en contra de la propuesta. 

Ya estamos pensando en las acciones a tomar para que en la próxima reunión de la CBI, en 2016, se apruebe finalmente el Santuario.

Últimas actualizaciones

 

Greenpeace condena la decisión del gobierno japonés de retirarse de la Comisión...

Noticia | 27 diciembre, 2018 en 9:32

Greenpeace condenó el anuncio del Gobierno japonés de retirarse oficialmente de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), con la intención de reanudar la caza comercial de ballenas en sus aguas territoriales y zona económica exclusiva (ZEE).

Ricardo Darín, María Kodama, Oscar Martínez y Alberto Cormillot: Cuatro embajadores...

Noticia | 17 abril, 2018 en 15:48

Buenos Aires, 17 de abril de 2018. Se suman por un Santuario en el Océano Antártico cuatro figuras emblemáticas para la Argentina. Ricardo Darín y Oscar Martínez, dos exponentes de la actuación y del cine nacional; María Kodama, escritora cuya vida estuvo ligada a la de Jorge Luis Borges; y...

VIDEO: ¿Y si Antártida ya no existiera? Esto no es un cuento

Noticia | 22 febrero, 2018 en 14:50

Greenpeace lanza un nuevo video en su campaña por la creación de un Santuario en el Océano Antártico, esta vez protagonizado por la voz de una niña de 5 años, que alerta sobre las amenazas a los pingüinos, ballenas, focas y otras especies de la zona.

Frenar el Santuario de ballenas es una oportunidad perdida

Noticia | 25 octubre, 2016 en 12:08

Portoroz, Eslovenia - 25 de octubre de 2016 – Según Greenpeace, la decisión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) de no designar un área protegida para las ballenas en un cuarto del Océano Atlántico es una oportunidad perdida.

1 - 4 de 76 resultados.

Temas