“Chaco” se llevó el premio Greenpeace en el Festival de Cine de Mar del Plata

Noticia - 27 noviembre, 2017
Buenos Aires, 27 de noviembre de 2017 - Este sábado 25 de noviembre, en la Ceremonia de Premios No Oficiales, se entregó por primera vez el Premio Greenpeace a la película que mejor refleja el cuidado del medioambiente y la no violencia, valores que la organización ambientalista defiende en todo el mundo.

Greenpeace estuvo presente por primera vez en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, donde entregó el premio Greenpeace a la mejor película ambiental.

 

El jurado que tuvo como presidente al director cinematográfico Marcelo Piñeyro y estuvo integrado por las actrices Elena Roger y Romina Gaetani, profesionales del cine con un fuerte compromiso con el medioambiente, eligieron como ganadora a la película CHACO, de los directores Danièle Incalcaterra y Fausta Quattrini, que participó del Festival en la Competencia Latinoamericana.

Incalcaterra, codirector de Chaco junto con la suiza Quattrini, ha estado involucrado desde hace años en una tarea aparentemente imposible: devolver a los nativos guaraníes ñandevas 5000 hectáreas de bosque paraguayo que heredó de su padre, quien a su vez recibió esas tierras como una cesión del General Stroessner durante la dictadura en Paraguay. Nunca estuvo en los planes del director explotar en su beneficio esas tierras pero, tras recibirlas, una idea germinó en él: el sueño de convertir esta tierra en una reserva natural, con un observatorio científico junto a los nativos. La llamó Arcadia, y la convirtió en el lugar de su utopía personal.

En palabras del Presidente del Jurado del Premio Greenpeace, Marcelo Piñeyro “CHACO denuncia claramente uno de los más graves problemas que enfrentamos hoy: la deforestación del planeta y las razones por las que se está produciendo a pasos agigantados. También señala con toda claridad los intereses que hay detrás, los grandes propietarios y sus bandas de sicarios, la convivencia distraída y corrupta de los estados y sus instituciones, y el brutal despojo de sus derechos a las poblaciones originarias. Lo que la película muestra en el Chaco Paraguayo está sucediendo casi de idéntica manera en muchos otros lugares del planeta. Se podría decir que cualquier parecido con sucesos de esta índole NO ES PURA COINCIDENCIA. Es casi una norma”.

Por su parte, Hernán Nadal (director de comunicaciones de Greenpeace) agrega que desde la organización “encontramos en esta película muchas coincidencias con la experiencia de años de trabajo en nuestra región, donde hemos detenido cientos de topadoras que arrasaban el bosque nativo por parte de empresas con la complicidad de funcionarios provinciales y nacionales. Chaco muestra crudamente los impactos ambientales y sociales del desmonte que muchas personas aún no conocen. Hace casi 10 años y gracias a la participación de más de un millón y medio de argentinos logramos la aprobación de la Ley de Bosques Nativos que redujo la cantidad de desmontes. Sin embargo, hoy vemos un avance de los desmontes ilegales por lo cual estamos reclamando al Congreso argentino la sanción de una Ley de delitos forestales. Chaco reafirma la necesidad de comprender que destruir bosques es un crimen”. 

El galardón entregado a los ganadores es una estatuilla que fue diseñada por el artista Ernesto Aragón y está hecha de llaves en desuso que fueron recicladas.

Greenpeace cuenta con presencia en festivales internacionales de cine como San Sebastián, donde desde 2015 entrega el premio Lurra (Tierra, en Euskera) a la producción audiovisual que refleje los valores de defensa del planeta y la paz. “El cine tiene el poder de amplificar mensajes. Así, objetivos globales como detener el cambio climático y proteger a nuestros bosques y océanos pueden llegar a más personas en todo el mundo”, finalizó Nadal.