"El mar no es un vertedero”, reclamó Greenpeace luego del vertido de 5 mil toneladas de salmón podrido al mar

Agregar un comentario
Noticia - 27 mayo, 2016
Chile, mayo 2016. Activistas de Greenpeace llegaron a la isla de Chiloé para desplegar en la salmonera Marine Harvest un cartel con el mensaje: “El mar no es un vertedero”. El motivo del reclamo se dio luego de que la empresa vertió 5 mil toneladas de pescado en estado de descomposición a 120 kilómetros de Ancud, la segunda ciudad en importancia de la isla. Los activistas denunciaron los impactos de la salmonicultura en el contexto de la crisis que hoy afecta a Chile. La organización ecologista ha iniciado una campaña para exigir transparencia ante el suceso.

La acción de Greenpeace se produjo en medio de la crisis socioambiental que trasciende en la región.

 

Estefanía González, coordinadora de la campaña de Greenpeace en Chile señaló, Estamos aquí para denunciar cómo la expansión de la industria del salmón ha provocado impactos acumulados por varias décadas en el medioambiente y las comunidades de Chiloé. Se trata de una industria sobre la cual no existe regulación real ni efectiva. No vemos voluntad política para reparar esto y hacerse cargo  del problema de fondo.  En menos de una década, la salmonicultura ha generado dos crisis ambientales y sociales de gigantescas proporciones.”

La acción de Greenpeace se produjo en medio de la crisis socioambiental que trasciende en la región y también de las exigencias de la propia industria del salmón para expandir sus zonas de operación hacia la región de Bío Bío y la Patagonia buscando nuevos horizontes que permitan aumentar su capacidad de producción.
  
Diversas organizaciones ambientales han denunciado los permisivos e insuficientes estándares ambientales de operación de los centros de cultivo de salmones: Aumento ostensible de los sedimentos en el fondo marino, alteraciones químicas de las columnas de agua, depredación del medio marino para conseguir alimentos, incorporación de sustancias químicas y gigantescas cantidades de antibióticos en los ecosistemas, han sido parte de las denuncias”, informó González.

Además, la coordinadora de campaña concluyó:Aún no conocemos toda la información de base, ni  los estudios previos realizados que  permitieron a la autoridad utilizar la Convención de Londres para autorizar el vertimiento. Acá se permite tener una industria capaz de detonar esta catástrofe sin mecanismos para evitarla, contenerla y responder a ella. Lo que la autoridad dice es que, llegado el caso, el mar sirve como basurero. Eso es simplemente inaceptable. Las autoridades de Pesca y Economía deben responder frente a eso por las responsabilidades que les toca”.

El escenario actual ha significado impactos  no sólo económicos, sino también ambientales y sociales para toda la zona.

Desde la Argentina se pueden sumar a la causa haciendo click aquí.


 

 

No se encontraron comentarios Agregar un comentario

Publicar un comentario 

Para publicar un comentario es necesario estar registrado.