Greenpeace: “El fracaso de la COP19 prueba la necesidad de aumentar la desobediencia civil contra los combustibles fósiles”

Agregar un comentario
Noticia - 23 noviembre, 2013
Varsovia, Polonia, 23 de noviembre de 2013 - Greenpeace criticó duramente la falta de medidas concretas contra el cambio climático al cierre de la decimonovena conferencia climática de las Naciones Unidas (COP19) realizada en la ciudad de Varsovia, Polonia.

Activistas despliegan bandera en el techo del ministerio de Economía frente al edificio donde se desarrolla la COP19 en Varsovia. El cartel dice: "¿Quien maneja Polonia? ¿La industria del carbón o la gente?"

 

Ayer, al cierre de las negociaciones de clima de la ONU, Martin Kaiser, jefe de la delegación de Greenpeace Internacional, expresó: "El estado de coma de estas negociaciones es una clara señal de que es necesaria una creciente desobediencia civil en contra de nuevas plantas de carbón y las plataformas petroleras para evitar un cambio climático catastrófico”.

“Ni los países industrializados ni los grandes países en desarrollo demostraron la voluntad para avanzar en la adopción de medidas concretas para reducir sus emisiones, o en acordar una fecha concreta para hacerlo”, continuó Kaiser. “Aparte de los míseros recursos otorgados para el fondo de adaptación, los países ricos no comprometieron ninguna transferencia de fondos para apoyar a los países en desarrollo en sus esfuerzos para combatir el cambio climático y construir economías respetuosas con el clima. Es una irresponsabilidad que los gobiernos de Polonia, EE.UU., China, India y la Unión Europea (EU) simulen actuar contra el calentamiento global y el cambio climático catastrófico mientras acuerdan pasos insignificantes en la COP19”, finalizó el representante de Greenpeace.

El último jueves, Greenpeace y otras ONG se retiraron de la cumbre de Varsovia como señal de protesta ante la inacción demostrada por los gobiernos. No sólo no se dieron pasos hacia un acuerdo climático vinculante, sino que Canadá, Australia y Japón redujeron sus objetivos de mitigación. “Los resultados de esta conferencia muestran que las organizaciones hicimos lo correcto al dejar la cumbre”, consideró Mauro Fernández, de Greenpeace en Argentina.

Mientras los líderes políticos fallaban en la adopción de medidas urgentes para combatir el cambio climático, 28 activistas de Greenpeace y 2 periodistas enfrentan penas de hasta 22 años de prisión en Rusia por denunciar la actividad petrolera en el Ártico. "Estos hombres y mujeres tomaron la acción urgente que los gobiernos no toman", sostuvo Fernández. "Todos sus cargos deben ser retirados y los activistas deben servir de ejemplo para los líderes políticos de la acción climática necesaria para hacer frente al calentamiento global”.

Greenpeace considera que un tratado mundial en la cumbre de París, en 2015, no será posible si no se logra un cambio de paradigma de los combustibles fósiles y la energía nuclear hacia energías renovables, principalmente en la UE, los EE.UU., China y la India.

 

30 personas están acusadas por haber defendido el Ártico. Si aún no lo hiciste firmá nuestra petición y pedí que se les retiren los cargos, hacé click aquí

 

No se encontraron comentarios Agregar un comentario

Publicar un comentario 

Para publicar un comentario es necesario estar registrado.