Greenpeace repudia el asesinato de un campesino y reclama que paren los desmontes y los desalojos

Noticia - 17 noviembre, 2011
Buenos Aires, 17 de noviembre- Greenpeace repudió el asesinato de Cristian Ferreyra, integrante del Movimiento Campesino de Santiago del Estero Vía Campesina, ocurrido ayer en el norte de la provincia. También reclamó que paren los desmontes y los desalojos.

Para Greenpeace, aprobar un desmonte implica en la práctica aprobar el desalojo de los campesinos.

 

“El asesinato de Cristian Ferreyra es una lamentable consecuencia del avance del desmonte en zonas habitadas debido a la poco clara y efectiva protección que tienen los pobladores tradicionales, ya que la gran mayoría no ha podido obtener la titularización de las tierras que habitan desde hace muchos años”, señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Debido a esto, son cada vez más los casos donde el conflicto en torno a la tierra termina dirimiéndose por la fuerza, en donde es frecuente el accionar de guardias “parapoliciales” bajo la orden de los empresarios.

Así, en la mayoría de las provincias del norte del país los desmontes y desalojos se han venido realizando amparados en un escaso control, muy débiles exigencias en el otorgamiento de permisos y desidia para actuar frente a las denuncias realizadas por pobladores y organizaciones sociales.

“Los pocos bosques que quedan en Santiago del Estero están habitados y son el sustento de comunidades campesinas. Por lo tanto, aprobar un desmonte implica en la práctica aprobar el desalojo de los campesinos. Es lamentable que desde el gobierno provincial se aliente la deforestación y la violación de los derechos de los pobladores rurales”, afirmó Giardini.

Argentina se encuentra en emergencia forestal: ya se perdieron el 70% de los bosques nativos originales y la deforestación aumentó fuertemente en los últimos veinte años por el avance descontrolado de la frontera agropecuaria.

Según datos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, entre 1998 y 2006 la superficie deforestada fue de 2.295.567 hectáreas, lo que equivale a más de 280.000 hectáreas por año, 1 hectárea cada dos minutos.

Las provincias de Santiago del Estero, Salta y Chaco concentran la mayor superficie de bosque nativo del país, pero también presentan la mayor superficie deforestada en los últimos años.

La sanción de la Ley de Bosques es un avance sin precedentes en materia ambiental, y un ejemplo de la importancia de la participación de la sociedad civil, constituyendo una herramienta esencial para empezar a solucionar la emergencia forestal en la que se encuentra Argentina.

Lamentablemente, por la falta de controles efectivos y multas acordes, y por falta de financiación, continúan los desmontes ilegales y los incendios forestales intencionales. Además, se ejecutaron muchos desmontes aprobados en forma especulativa antes de la sanción de la ley.

Los últimos datos oficiales revelan que en el período diciembre 2007 - octubre 2008 (posterior a la sanción de la Ley de Bosques) la deforestación en las provincias de Salta, Santiago del Estero, Chaco y Jujuy alcanzó las 136.081 hectáreas.


Temas