Inglaterra se compromete a abandonar el uso de carbón para el año 2025

Noticia - 19 noviembre, 2015
Internacional - El Reino Unido se convirtió en el primer país del G20 en ponerle fecha de vencimiento a uno de los principales factores que aceleran el cambio climático: el uso de carbón como fuente de energía . El gobierno británico aseguró que lo abandonará definitivamente para el año 2025.

El Reino Unido promete dejar de utilizar carbón como fuente de energía para el año 2025.

 

La decisión tomada por el Reino Unido es una buena noticia para el medio ambiente y un gran impulso para la promoción de energías renovables. Otro avance importante ocurrió recientemente, ya que los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) acordaron terminar con los créditos a la exportación de tecnología para industrias que operen con fuentes de energía a base de carbón, a partir del 1 de enero de 2017

Lauri Myllyvirta, coordinadora de la campaña de Clima y Energía de Greenpeace, sostiene que

“estas decisiones significan grandes avances hacia el fin de la era del carbón. Además, los anuncios llegan a finales de un año en el que este mineral estuvo en su punto económico más bajo. Todos los progresos que estamos logrando alrededor del mundo nos acercan a nuestra meta final: la utilización de energías 100% renovables para el año 2050”.

Sin embargo, la existencia de las llamadas plantas “ultra-supercríticas” en países como Japón o Corea pone en duda el compromiso de estas naciones con la decisión de no invertir más dinero en la exportación de tecnología vinculada a energías contaminantes. "La diferencia de emisiones de dióxido de carbono, y otras emisiones que contaminan el aire, entre centrales “supercríticas” y “ultra-supercríticas” es de sólo un 5%, un valor demasiado bajo como para justificar un tratamiento especial para estas últimas”, agregó Myllyvirta.

La planta de energía de Batang, en Indonesia, contra la cual Greenpeace y otras organizaciones vienen luchando durante años, es un claro ejemplo de un proyecto tremendamente contaminante e irresponsable, que quedará al margen de estas nuevas políticas.