Tragedia de Minas Gerais: el Gobierno de Brasil y las empresas juntos en un mar de lodo

Noticia - 12 noviembre, 2015
Internacional - Greenpeace sigue de cerca el desastre ambiental y social que afecta a varias comunidades de la ciudad brasileña de Mariana, en el estado de Minas Gerais, luego de la rotura de un dique controlado por la empresa minera Samarco, que es propiedad de la gigante brasileña Vale y BHP Anglo-Australiano Billington. La tragedia se extiende potencialmente a más de 500 kilómetros y puede llegar a la costa del Atlántico en Espírito Santo.

Foto - © Antonio Cruz/Agência Brasil

Además, Greenpeace expresa su solidaridad con las víctimas, sus familias y amigos. La ONG está trabajando en conjunto con organizaciones locales, que monitorean la situación exigiendo una investigación completa e independiente sobre las causas del desastre, así como una compensación financiera inmediata para las víctimas. Sólo estas medidas pueden ayudar a las personas a recuperar sus vidas.

 

La empresa Samarco no está actuando acorde a la gravedad de la tragedia. Todo indica que no había un plan de contingencia para una situación como la ocurrida. Comunidades en riesgo no se prepararon adecuadamente para responder a tal imprevisto y la compañía ni siquiera escucha a las familias de las víctimas.

 

Las autoridades, por su parte, han demostrado una inaceptable actitud servicial ante los intereses corporativos. Algunos integrantes del gobierno del estado de Minas Gerais incluso señalaron que la empresa sería una de las víctimas de la tragedia, ya que, para ellos, Samarco no era directamente responsable de lo acontecido, cuando no hubo ni siquiera una señal de alerta para advertir a la población de posibles emergencias.

 

Para completar estos intereses cruzados entre el gobierno y el sector privado, en 2015 el gobierno de Minas Gerais aprobó el proyecto de ley número 2946, acelerando las licencias ambientales para el sector minero. En el estado hay más de 700 diques de cola ¿Cuántos más tendrán que romperse, dejando víctimas en el camino, para que las autoridades se den cuenta de que son cómplices de este mar de lodo tóxico?

 

Vale la pena mencionar que la Procuración General Federal emitió un documento en 2013 advirtiendo los riesgos del dique. De acuerdo con el texto elaborado por el fiscal medioambiental, Carlos Eduardo Ferreira Pinto, la licencia para operar no fue recomendada debido a los riesgos de desestabilización y el aumento de la erosión.

 

Greenpeace abrió una casilla de email para que los habitantes de la región puedan compartir historias, a través de textos, fotos y videos, sobre cómo son afectados por el desastre, y el modo en que actúan para enfrentar esta tragedia. De esta manera, más personas podrán enterarse sobre la gravedad de la situación. El objetivo es hacer más grande la red solidaria, fortalecer las demandas para que se realicen investigaciones, y ayudar a las víctimas.

 

Miles de vidas están siendo perjudicadas. El medioambiente de una gran región entre Minas de Gerais y Espírito Santo sufre los impactos de esta catástrofe. Por eso, no hay tiempo que perder para reparar los daños ocasionados y castigar a los culpables.

Temas
Etiquetas