Activistas atacados en Filipinas durante una protesta contra el cambio climático

Noticia - 10 noviembre, 2005
Un activista de Greenpeace fue golpeado brutalmente mientras protestaba pacificamente en una planta de carbón ubicada en las afueras de Manila. Otros cuatro activistas fueron derivados a un hospital luego de recibir fuertes golpes de piedras que les fueron arrojadas.

German activist Jens Loewe, 36, being looked after by Filipino Pam Palma and New Zealander Debra Gay Pristor after being beaten by personnel of Masinloc coal power plant in the Philippines. The beating occurred during a peaceful protest against coal power plant that is fuelling global warming.

Jens Loewe, un voluntario alemán de 36 años, fue hospitalizado luego de ser golpeado con un caño metálico. Los filipinos Janine Mercado, Tomás Leonor, Pam Palma, y el neo zelandés Debra Gay Pristor también fueron llevados al hospital luego de ser apredreados por personal de seguridad de la planta.

Lamentablemente, esta no es la primera reacción violenta a una protesta de Greenpeace en Filipinas. En el 2002, durante una protesta en la planta más grande de carbón en ese país, un guardia de seguridad realizó un disparo de emergencia por sobre las cabezas de nuestros activistas.

"Greenpeace condena este ataque violento frente a nuestra protesta pacífica," dijo el coordinador de la campaña de energía para el Sudeste asiático Red Constantino. "Lo que pasó fue una reacción sumamente desmedida frente a lo pacífico de nuestro reclamo"

Los activistas de Greenpeace protestaban en la planta para llamar la atención de Australia y Japón y así detener el avance del cambio climático reduciendo la dependencia de carbón asiático. "Esta planta pone en evidencia los peores excesos de la industria filipina y asiática" declaró Constantino desde la planta.

La quema de carbón es una de las causas principales del calentamiento global. Australia y Japón siguen generando políticas que aumentan el calentamiento global, cuando Filipinas y Asia están enfrentando las concecuencias de la devastación social y económica producida por el cambio climático al no poder enfrentar los impactos negativos que tiene sobre esta región.