Acuerdo por las negociaciones sobre cambio climático: ahora comienza el trabajo duro.

Noticia - 23 julio, 2001
Greenpeace llamó a todos los países, en particular Japón, Rusia, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, la Unión Europea y demás países europeos, a adoptar pasos para ratificar el Protocolo de Kyoto como un imperativo urgente.

Morsa en el flujo de hielo; tour de Greenpeace investigando los efectos del cambio climático. Tamaño: 1000x683. Peso: 198Kb.

Finalmente, la comunidad internacional dio hoy el postergado segundo paso en la lucha contra el calentamiento global del planeta con un acuerdo sobre las reglas para implementar el Protocolo de Kyoto.

Por ello, Greenpeace llamó a todos los países, en particular Japón, Rusia, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, la Unión Europea y demás países europeos, a adoptar pasos para ratificar el Protocolo de Kyoto como un imperativo urgente.

Greenpeace ha reclamado a Japón, en particular, a honrar el Protocolo de Kyoto, y a comprometerse ya mismo en su ratificación en base a los acuerdos alcanzados en la cumbre Bonn, de la que Estados Unidos permance fuera.

Pese a que Greenpeace señaló diversos problemas significativos en varias partes del acuerdo, sostiene que el acuerdo es esencial para que el Protocolo entre en vigencia lo antes posible, a más tardar para la cumbre de Rio+10, a desarrollarse en Johanesburgo, Sudáfrica, en septiembre de 2002.

Creemos que la arquitectura básica del Protocolo (con obligaciones legalmente vinculantes para reducir las emisiones de efecto invernadero) es la "escalera" esencial para construir una acción global para reducir esta clase de emisiones. El Protocolo de Kyoto y las reglas a implementarse a partir de la cumbre de Bonn son el primer escalón de lo que será una larga "escalera".

La Unión Europea y los países en desarrollo han mostrado un destacado liderazgo para rescatar a las negociaciones de Bonn de las manos destructivas de Japón, Canadá y Australia.

"Cuando alguien pregunte si esta versión lavada del acuerdo pudo haber sido peor, basta ver quién peleó más violentamente contra el Protocolo", indicó Bill Hare, Director de Política Climática de Greenpeace Internacional. "La respuesta es la OPEP, la industria del petróleo junto a sus aliados y, por supuesto, Estados Unidos. Ellos han fracasado en boicotear el Protocolo de Kyoto en esta cumbre de Bonn, y estuvieron cerca de lograrlo, lo que sobrevive entonces es una versión débil de este acuerdo que fue adoptado en Kyoto en 1997", agregó.

La energía nuclear quedó fuera del Protocolo de Kyoto. No será subsidiado por el Mecanismo de Desarrollo Limpio o por las Actividades de Implementación Conjunta del Protocolo. "Los intentos de la industria nuclear de explotar a su favor el cambio climático han tenido un duro golpe", dijo el coordinador internacional de la campaña nuclear de Greenpeace, Ben Pearson.

Greenpeace advirtió que los países no deben abusar de la gran cantidad de "vias de escape" o "agujeros" creados como consecuencia del acuerdo de Bonn. Greenpeace realizará una activa campaña para que los gobiernos eviten utilizar esos "agujeros", tales como el llamado "aire caliente" o los "sumideros" en lugar de reducir de gases de invernadero a través de medidas domésticas comprensibles.

El Protocolo de Kyoto puede y debe ser una chispa que dispare el comienzo de una revolución verde, proveyendo al mundo de energías que podamos usar en forma limpia y renovable.

Unite a Greenpeace

Apoyá económicamente las campañas de Greenpeace