“Animales” Le exigen al secretario de medio ambiente que detenga la destrucción de los bosques nativos.

Noticia - 6 mayo, 2004
En una sorpresiva demostración, manifestantes disfrazados de animales típicos del Noroeste Argentino le pidieron al secretario de medio ambiente que establezca una moratoria para detener los desmontes.

“Animales” Le exigen al secretario de medio ambiente que detenga la destrucción de los bosques nativos

A través de una colorida demostración, la organización ambientalista Greenpeace presentó una propuesta de moratoria a los desmontes ante el secretario de medio ambiente de la Nación, Atilio Savino, quien este jueves abrió la II Jornada de Trabajo de la Agenda Ambiental Nacional 2004-2007, en el Gran Hotel Tucumán.

Los manifestantes, disfrazados de tapir, loro, tucán y coatí, llevaron la propuesta ante los responsables de la Agenda Ambiental del NOA, que sesiona en San Miguel de Tucumán. Luego, los “animales” repartieron folletos que llaman a la gente a dirigirse al gobernador salteño, Juan Carlos Romero, y solicitarle que no venda una reserva provincial.

Simultáneamente, Greenpeace lanzó en Tucumán un sitio de internet donde la población podrá denunciar casos o proyectos de desmontes en todo el norte argentino.

www.parenlosdesmontes.org.ar

El pasado 12 de marzo, Greenpeace le había enviado una carta a Savino, solicitándole una urgente intervención en el caso de la venta de esta reserva provincial salteña, llamada Lotes 32 y 33 de General Pizarro, pero hasta el momento no tuvo respuesta.

Greenpeace, junto a numerosas entidades del ámbito académico, ambiental y promotores del desarrollo sustentable, a quienes se suman importantes expertos en la temática socio-ambiental, observa que la situación a la que se ha llegado con los desmontes de alta gravedad para la estabilidad futura de los bosques nativos argentinos y los servicios sociales y ambientales que suministran.
 
La selva Pedemontana Tucumano-Oranense (o Yungas) y el Chaco Semiárido son dos zonas boscosas que se encuentran bajo una gran presión de transformación de grandes superficies de ambiente nativo en monocultivos agrícolas, principalmente de soja.

"El consenso sobre la falta de ordenamiento territorial es muy sólido. Todos están de acuerdo que hay un problema, pero las acciones concretas en el terreno brillan por su ausencia y cada vez queda menos tiempo. Greenpeace está desde hace siete años recorriendo el NOA y los impactos documentados son crecientes y alarmantes", dijo Emiliano Ezcurra, de Greenpeace, presente hoy en San Miguel de Tucumán.

La Argentina ha perdido más del 70 por ciento de sus bosques nativos y en menos de un siglo y el 30 por ciento que hoy queda se encuentra en gran medida degradado. La propuesa de Greenpeace busca detener la pérdida de bosques por dos años para que se acuerde un plan de ordenamiento territorial estableciendo que zonas pueden ser desmontadas, que zonas deben ser restauradas, sometidas a manejo forestal o preservadas como áreas protegidas.