Cambio Climático: Greenpeace pide a Putin en su cumpleaños que ratifique Kioto.

Noticia - 3 octubre, 2003
Activistas de Greenpeace realizaron protestas en 16 países, con motivo del cumpleaños del presidente Vladimir Putin. Rusia es la clave para la entrada en vigor del Protocolo de Kioto.

Morsa en el flujo de hielo; tour de Greenpeace investigando los efectos del cambio climático. Tamaño: 1000x683. Peso: 198Kb.

Hoy, 7 de octubre de 2003, activistas de Greenpeace de 16 países han felicitado, con ocasión de su 51 cumpleaños, a Vladimir Putin, presidente de Rusia, con tartas y tarjetas a la vez que le han pedido la urgente ratificación del Protocolo de Kioto por parte de su país. El presidente Putin se reunirá hoy con el canciller alemán Schröeder en Moscú. Se espera que el canciller alemán transmita un mensaje de los países del G8 que ya han ratificado el Protocolo de Kioto (Alemania, Reino Unido, Italia, Japón, Canadá y Francia), pidiéndole con urgencia su ratificación por parte de Rusia.

 

El Protocolo de Kioto es el único mecanismo internacional para hacer frente al problema mundial que supone el cambio climático. Para su entrada en vigor, es necesario que lo ratifiquen 55 países que sumen el 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Actualmente lo han ratificado 117 países y, tras la salida de EEUU de este proceso, la ratificación de Rusia es clave para superar el 55% necesario para su entrada en vigor.

 

Durante la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible de 2002, celebrada en Johanesburgo, el primer ministro Kasyanov declaró que Rusia ratificaría pronto Kioto; posteriormente, Putin confirmó esta intención. Desgraciadamente, el proceso de ratificación se ha visto envuelto en el complicado y burocrático sistema político ruso. Además el proceso se ha enfrentado a fuertes presiones contrarias a Kioto como la ejercida por el ministro de Desarrollo Económico y Comercio ruso, que utiliza su influencia para aumentar la indecisión de Putin.

 

"Desde Greenpeace nos preguntamos si las desafortunadas declaraciones de Putin la semana pasada en las que afirmaba que con el cambio climático gastarían menos en abrigos de pieles y en ropa para el frío, son fruto de un desconocimiento real del problema o esconden una estrategia intencionada al servicio de la Administración Bush", dijo Juan Carlos Villalonga, director de campañas de Greenpeace Argentina, "La actitud del presidente ruso puede echar por tierra la entrada en vigor del Protocolo de Kioto", agregó.

 

Según el estudio de la Oficina Meteorológica de Reino Unido, "Cambio climático y sus impactos: una perspectiva global", el permafrost (la capa helada permanente que cubre casi 2/3 de Rusia), está mostrando señales de deshielo. Este hecho provocaría graves daños en los bosques, oleoductos y gasoductos, edificios y otras infraestructuras rusas. La productividad en la agricultura se podría reducir entre un 10 y 40%. Así mismo, probablemente el virus del Oeste del Nilo y la fiebre dengue afectarán a un sector de la población rusa cada vez más amplio durante las próximas décadas.

 

"El cambio climático es una realidad en todo el planeta, incluido Rusia. Debemos minimizar los impactos de este problema global y el primer paso es el Protocolo de Kioto –afirmó Villalonga–, Putin ha tenido tres años para analizar la adaptación de su país a este mecanismo internacional y no debe retrasar más el proceso".