Corporación Internacional de ingeniería genética anuncia que no venderá comida transgénica

Noticia - 3 agosto, 2000
Corporación Internacional de ingeniería genética anuncia que no venderá comida transgénica

Novartis, una de las compañías líderes en la producción de semillas genéticamente alteradas ha informado a Greenpeace que no va a continuar utilizando ingredientes transgénicos en la elaboración de los alimentos que vende a nivel global. Novartis es la primer multinacional que se compromete a abandonar la práctica del doble estándar al no incluir transgénicos en su producción de alimentos.

En la carta enviada a Greenpeace, el departamento de Salud del Consumidor de Novartis, confirmó que el 30 de junio de 2000 la compañía detuvo su producción de alimentos que contenían ingredientes transgénicos.

Greenpeace celebra de decisión de Novartis de brindarle al consumidor la posibilidad de elegir comer alimentos libres de transgénicos.

"Novartis ha tomado el liderazgo para abolir esta práctica común de doble estándar, que demuestra que mientras en Europa los consumidores eligen comer alimentos libres de transgénicos, en América y Asia se venden alimentos sin etiquetar. Greenpeace recomienda a empresas como Knorr que imiten el ejemplo de Novartis", expresó Emiliano Ezcurra, de Greenpeace.

Aunque Novartis se ha comprometido a utilizar ingredientes libres de transgénicos, la misma compañía continua produciendo y vendiendo semillas genéticamente alteradas de maíz BT a los productores argentinos. Y continúan contaminando la cadena alimentaria y al medio ambiente. Una de las semillas de maíz BT (denominada T25) ha sido prohibida en varios países europeos por sus riesgos ambientales y sobre la salud humana.

Según Greenpeace, Novartis también debe reconocer los riesgos ambientales que presentan los productos agrícolas genéticamente manipulados y asumir una postura coherente: si bien por un lado detienen su producción de alimentos, la empresa sigue vendiendo semillas transgénicas.

"La noticia es alentadora aunque seguimos sin comprender por qué Novartis vende comida para bebés libre de transgénicos en EEUU al tiempo que insta a nuestros productores a sembrar maíz transgénico", concluyó Ezcurra.