Cumbre de Monterrey: Bush es un terrorista climatico

Noticia - 11 enero, 2004
Activistas latinoamericanos de Greenpeace desplegaron un cartel que señalaba “El cambio climático es un arma de destrucción masiva”, en una protesta que denunció las presiones de Bush para evitar hablar de este problema, que genera enfermedades, muertes y millonarias pérdidas económicas. La organización repartió un naipe y lo declaró “terrorista climático”.

El cambio climático, la amenaza más importante para la seguridad de Latinoamérica, no será tratado en la Cumbre Extraordinaria de las Américas por decisión del presidente estadounidense George Bush, acusó la organización ambientalista Greenpeace.

 

Para denunciar esta situación, activistas latinoamericanos de Greenpeace desplegaron, en la ciudad de Monterrey, un cartel con el mensaje “El cambio climático es un arma de destrucción masiva” (1), mientras el presidente estadounidense Bush portaba un planeta incendiado. La protesta estuvo liderada por un activista argentino.

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren 160 mil personas en regiones vulnerables debido a cuadros de desnutrición, diarrea y paludismo relacionados con fenómenos provocados o acentuados por el cambio climático. Una de las regiones más vulnerables a este fenómeno es América Latina.

 

La problemática social que enfrenta nuestro continente incluye temas como pobreza, pésimas condiciones laborales, escasez de agua y recursos, falta de acceso a servicios básicos y contaminación. El amplio núcleo poblacional de América Latina que padece estos problemas es el que enfrenta los efectos del cambio climático global.

 

“El gobierno de Bush ha presionado fuertemente para sacar de la agenda de la Cumbre el tema del cambio climático global, impulsado en las reuniones anteriores por países como México. Ello, a pesar de que América Latina es altamente vulnerable a este fenómeno y año con año los países de la región sufren numerosas catástrofes que se convierten en pérdidas de vidas humanas e infraestructura, que se agudizarán cada vez más. Es indispensable eliminar esta amenaza para lograr realmente equidad y bienestar social en la región”, afirmó Gustavo Ampugnani, activista argentino de Greenpeace que lideró la protesta en Monterrey.

 

Estados Unidos es el principal causante del cambio climático global, pues aporta 25% de los gases invernadero que provocan este fenómeno. A pesar de su responsabilidad en este problema, los EUA se han negado a ratificar el Protocolo de Kyoto, instrumento internacional que pretende mitigar el cambio climático.

 

El cambio climático en América Latina está teniendo lugar en un contexto de desarrollo económico desequilibrado. Entre los efectos de este fenómeno se encuentran sequías, huracanes, aumento del nivel de mar, así como fenómenos meteorológicos más recurrentes y más severos, además de posibles problemas sociales, tales como el incremento de la migración y de las epidemias. Por todo esto, el cambio climático es un arma de destrucción masiva para América Latina y debe ser tratado de manera prioritaria en este tipo de reuniones.

 

“La Cumbre Extraordinaria de las Américas será un fracaso si los 34 mandatarios que se reunirán en Monterrey no incorporan en su agenda el tema de cambio climático global, problema que es una de las mayores amenazas a escala planetaria y en particular para América Latina, debido a su infraestructura deficiente y escasa capacidad de respuesta ante eventos climáticos”, concluyó Ampugnani.

  

1. John Hougton, ex presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, grupo creado por Naciones Unidas para estudiar el cambio climático y ex presidente de la oficina de meteorología británica, es el autor de la afirmación “el cambio climático global es un arma de destrucción masiva”.


ANEXO

 

Los posibles daños en América Latina (AL)

 

a) El cambio climático en AL agravará los problemas socioeconómicos y de salud, favorecerá la migración de poblaciones rurales y costeras y agudizará los conflictos nacionales e internacionales

 

b) Los cambios en la disponibilidad de agua afectarán la producción de energía hidroeléctrica, de granos y ganado, particularmente en Costa Rica, Panamá, los Andes y Argentina.

 

c) La pérdida de tierra y la entrada de agua salada debida al aumento en el nivel del mar podrá producirse en zonas costeras y estuarios en el Golfo de México, Centroamérica, Venezuela, Argentina y Uruguay. Se estima que en México la mitad de las costas del Golfo serían afectadas por un aumento del nivel del mar.

 

d) Habrá disminución en la producción de alimentos en importantes zonas agrícolas de México, Centroamérica, Brasil, Chile, Argentina y Uruguay, agravando la desnutrición que priva en la región.

 

e) Situaciones extremas como inundaciones, sequías, heladas, tormentas afectarán la producción agrícola, incluyendo cosechas para la exportación, como la industria bananera en Centroamérica.

 

f) Los modos de subsistencia de las comunidades indígenas y campesinas se verán amenazados si la producción de productos agrícolas tradicionales se reduce. Grupos especialmente vulnerables son aquellos que viven en zonas marginales alrededor de las grandes ciudades, especialmente los asentamientos situados en zonas expuestas a inundaciones o colinas con terreno poco estable.

 

g) Se espera que enfermedades causadas por los insectos se extiendan hacia el sur y hacia latitudes altas para sumarse a los problemas crónicos de desnutrición y enfermedades que experimentan algunas poblaciones.

 

h) Los países insulares son extremadamente vulnerables al cambio climático global y al aumento del nivel de las aguas del mar. Estados situados al nivel del mar y las islas y atolones del Caribe y el Océano Pacífico son particularmente vulnerables a los impactos del aumento del nivel del mar, incluyendo las Bahamas.

 

i) Aumentará el padecimiento de enfermedades relacionadas con el calor, como cólera, dengue y malaria.

 

j) Elevado costo de la protección costera en relación con las economías de estas islas.

 

Fuentes: Panel Intergubernamental del Cambio Climático (PICC), Organización Mundial de la Salud e Impacts of the Climate Change in Latin America (Diana Liverman et al).

  

_________________________________________________________

 

La política climática de USA es una amenaza mucho mayor para el mundo que el terrorismo

  

El asesor científico de Tony Blair responsabilizó a George Bush por no enfrentar el problema del cambio climático, que desde su punto de vista es un problema másserio que el terrorismo.

 

David King, el jefe de los asesores científicos del gobierno de UK, considera en un artículo publicado hoy en la revista Science que Estados Unidos, el mayor contaminador del mundo, debe tomar más seriamente la amenaza que representa el cambio climático.  "Desde mi punto de vista, el cambio climático es el más severo problema al que nos enfrentamos actualmente, incluso más serio que la

amenaza del terrorismo," dijo King.

 

Es un error que la administración Bush rechace el Protocolo Kyoto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y es erróneo pensar que el Protocolo afectaría negativamente su economía, mencionó David.  La estrategia de dejar la iniciativa y la voluntad de acción en manos del mercado es incorrecta porque el

mercado no puede decidir si la mitigación del cambio climática es necesaria.

  

Ayer la revista NATURE publicó el resultado de una investigación que muestra que más de 1 millón de especies se extinguirán como resultado del calentamiento global en los próximos 50 años. Los 10 años más calurosos registrados hasta el momento comenzaron en 1991 y el promedio de la temperatura global en durante el siglo pasado creció 0,6 °C según el IPCC.

  

Los habitantes más pobres de los países en desarrollo es la población más vulnerable a las inundaciones, los eventos climáticos extremos y otros impactos causados por el cambio climático. Para el 2080, si el consumo de combustibles mantiene la tasa de crecimiento actual y con ello las emisiones de gases siguen creciendo, una mayor cantidad de personas estarán en riesgo por ejemplo a inundaciones frecuentes en los deltas de los ríos.

  

Los asesores del presidente de los Estados Unidos argumentan que es necesario investigar más antes que su país pueda tomar medidas y comprometerse con el Protocolo de Kyoto, pero King dijo que podría ser demasiados tarde. "Posponer las acciones por décadas, o solo por años, no es una opción seria. Si no se actúa ahora, los cambios necesarios en el futuro serán más profundos, y más costosos".